El Erizo y la Mulita (fábula)

Por Jorge Leone Espiñeira – Montevideo

De su libro “Fábulas para Pensar, Aplicar y Contar”

Aquel rincón del campo, bordeado por un recodo del arroyo, era un lugar ideal para quien quería tranquilidad. No era cultivable, no había ganado, nadie pasaba por ahí, salvo el tímido erizo y la mulita, únicos moradores sin alas del lugar.

-Te noto molesto – le dijo la mulita a su amigo –

¿Hice algo que te afectara?

-No, tú no. Sucede que hoy de mañana, muy temprano, volvió el pájaro carpintero y se puso a trabajar cerquita de donde yo estaba durmiendo, sólo para fastidiarme.

-Por favor, cómo vas a pensar eso de él. Tienes que tener en cuenta que tú siempre duermes muy escondido entre las plantas. Seguramente no sabía que estabas ahí.

-¡Siempre justificando a todos los molestos pajarracos! – respondió el erizo, más irritado aún.

-Parece que tú fueras más amiga del pájaro carpintero que mía.

La mulita, buscando una explicación lógica, le comentó que le parecía muy poco probable que hubiera volado hasta ese árbol con la única finalidad de molestarlo, pero nada convencido con esas respuestas, el erizo cambió de tema y dijo:

-El otro día, cuando vinieron de visita tus familiares, por el gesto que hizo uno de ellos, me pareció que no le cayó muy bien que fueras amiga de un erizo.

-Estás equivocado. No sabes los comentarios elogiosos que hizo de ti antes de irse.

-Me parece que lo dices para conformarme y ocultarme que realmente le caí muy mal, -le contestó a la mulita mientras olfateaba el suelo.

-¿Y a ti, que te pareció mi familia? A la mayoría no los conocías.

Ante esta pregunta expresa, el erizo recordó aquella visita y le comentó que no le había gustado nada que uno de sus familiares lo hubiera confundido con un puerco espín, especie a la que calificó de detestables roedores que sólo saben hacer agujeros y túneles en la tierra.

-Yo sentí cuando te lo decía, pero no quiso ofenderte, porque no tiene nada de malo ser un roedor y no te olvides que nosotras las mulitas también cavamos túneles para protegernos, incluso tú lo haces en algunos casos.

-Tampoco me pasó inadvertido cómo se burlaban de mí los dos chiquitos mientras correteaban a mi lado. No creo que mis púas sean motivo de risa.

-¡Eres insufrible! ¿Quieres saber por qué se reían? –le preguntó la mulita.

-A ver ¿qué vas a inventar ahora para protegerlos?

-Merecerías quedarte con la intriga, pero no me parece justo que pienses eso de ellos, porque me consta que son muy educados – comenzando a relatar lo sucedido.

Le explicó entonces que cuando ella se dirigía con su familia hacia donde estaba él, los pequeños se adelantaron un poco, se escondieron detrás de un árbol, imitando los ladridos de un perro para asustarnos. Como te podrás imaginar, sólo la abuela se lo creyó y no sabía dónde esconderse.

-¡Ah! ¿Fueron ellos los que hicieron esos ruidos aquel día?

-Suponía que tú los habrías escuchado, porque ya nos acercábamos al lugar en que tú estabas. ¿Te convences ahora que no se reían de ti?

-O sucedió así o eres muy hábil inventando excusas para encubrir a los tuyos – respondió el erizo no queriendo aceptar su error, a pesar de las evidencias.

-Querido amigo, eres tan susceptible, que te erizas más por dentro que por fuera – le dijo entonces la mulita en tono muy cariñoso y armándose de mucha paciencia en honor al vínculo que los unía.

Esta expresión primero le causó mucha sorpresa al erizo, pero de inmediato aceptó el acierto de la analogía y comprendió que se libraría de esa permanente molestia interna, si lograba eliminar ese pensamiento tan perjudicial.

* * * * *

La susceptibilidad es muy mala compañera y peor consejera. Siempre tergiversa todo, atribuyendo intenciones inexistentes, dañando la convivencia y debilitando la confianza en sí mismo.

 

 

 

 

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: