Minería en Uruguay

Publicado por el diario “El País” de Montevideo, el 24 de setiembre de 2000

Por el Ing. Agr.  Luis F. Monteverde

En la edición de “El País” del día 5 del corriente se publica un reportaje al director nacional de Minería del MIEM, Sr. Soares de Lima que, interrogado por el periodista, hace diversas consideraciones relativas a temas vinculados a la minería e industrias extractivas que actúan en el país.

Siendo funcionario de esa dependencia del Estado, que debe estar inmerso de continuo en temas relacionados a la especialidad, es lógico que sus percepciones, enfoques y planteos atiendan prioritariamente a lo que hace al normal funcionamiento de su gestión y, si acaso, a lo que considere que pueda contribuir al éxito de su misión en esa repartición.

No es nuestra intención contradecir sus puntos de vista que, repetimos, tal vez respondan a una óptica particular que, seguramente más que una postura personal, representen el temperamento institucional de ese Organismo del Estado.

Nosotros nos hemos detenido especialmente en un párrafo del reportaje en donde se hace referencia al sector agropecuario cuando manifiesta: “Queremos interesar a los productores agropecuarios. Sabemos de la crisis del sector. Tratamos de acercar a los productores la realidad minera tal cual es, para que no vean en la actividad extractiva como antagónica con la actividad agropecuaria, sino como complementaria”.

Por nuestra parte sabemos que, vinculados al sector de la minería, en sus distintas vertientes, hay una importante cantidad de industrias conexas que, además constituyen fuentes laborales para muchas personas. Pero no podemos perder de vista en la consideración general del tema, un elemento básico y fundamental: la minería en todas sus formas, es una industria extractiva que constituye por definición, un recurso natural no renovable. Esto es, constituye una riqueza que, luego de ser extraída no tiene posibilidades de reciclarse. Es un bien nacional que puede ser pasible, según el material de que se trate, de uso o empleo a corto, mediano o largo plazo pero que una vez extraído, no puede ya más contarse como activo en origen.

Por esta circunstancia tan particular, nosotros pensamos que en el manejo, uso y destino de esos activos fijos, se debe ser extremadamente cuidadosos porque, por una parte estamos hablando de nuestro suelo y sus riquezas, patrimonio nacional que todo oriental debe cuidar y respetar, pero también debemos hablar y conocer qué es lo que queda y qué sucede con esas extensiones de tierras de nuestro Uruguay, luego de realizadas esas explotaciones extractivas que sólo pueden hacerse por una sola vez.

Todos conocen qué es lo que queda por ejemplo en Minas de Corrales, que se menciona en el reportaje, donde luego de excavar el suelo y remover una tonelada de piedra, se cosechan 2 gramos de oro? ¿Y qué sucederá a futuro –ahora se dice de control asegurado– con la cantidad de cianuro, una sustancia venenosa muy peligrosa que se emplea para extraer el oro de la mena, que queda depositado allí? Cuando finalice la explotación, ¿quién se hará cargo de esos residuos tóxicos?

Sin que intervengan elementos adicionales de cuidado como en este caso, para tener una idea más ajustada de la realidad y realizar una valoración por uno mismo de las resultancias posteriores al acto extractivo, consideramos de interés visitar los lugares más conocidos donde se haya realizado una explotación de este tipo. Se verá que allí, donde antes existían campos naturales que posibilitaban producciones agropecuarias o agrarias en continuidad, de generación en generación, ahora hay canteras vacías o inmensos pozos que quedaron como herencia de explotaciones de distintos materiales que ahora sólo pueden hablar del pasado, porque no tienen futuro.

No estamos proponiendo evitar todo tipo de extracciones sino que sea muy cuidadoso en el manejo de estos recursos finitos. Salvo honrosas excepciones, pensamos que los materiales extraídos del suelo nacional deberían quedar en el país, procesados, transformados, y no constituir un drenaje permanente de esos materiales hacia el exterior, pensando a corto plazo con signo de pesos.

Recordamos como uno de los tantos ejemplos que pueden mencionarse al respecto, que muchos de los muy buenos empedrados de las calles de la ciudad de Buenos Aires fueron hechos con granitos uruguayos, así como una enorme cantidad de construcciones en esa ciudad se hicieron con arenas que tal vez pisaron en su tiempo algunos de los 33 Orientales.

Pero hay algo más que tiene que ver con el sector agropecuario. Es conocido el hecho que el Ministerio de Obras Públicas, a través de su Dirección de Vialidad, cuando construye caminos o carreteras de balasto, realiza cateos zonales por las adyacencias de los lugares en donde trabajo y cuando detecta en algún predio la existencia de materiales que le sirvan a esos fines, excava y retira. Y allí donde había campo de pastoreo o tierra de cultivo, queda sólo un pozo que muchas veces ni para tajamar sirve para no estar ubicado en zona de escurrentía apropiada.

Y como hay índices importantes de erosión, esos caminos se deterioran por lo que periódicamente es necesario realizarles recargas de material, lo que significa nuevas extracciones. Por esto no siempre es fácil que los productores agropecuarios vean con buenos ojos la actividad extractiva por cuanto en general son mucho más los perjuicios que se le ocasionan que los eventuales beneficios que ésta les reporte.

Así como un buen padre de familia tiende la vista hacia adelante pensando en el futuro de sus hijos y en el de las siguientes generaciones de su tronco, pensamos que los que tienen la responsabilidad de custodiar el destino de la gran familia uruguaya, no pueden limitarse a considerar sólo el presente sin atender muy especialmente a las resultancias hereditarias que sus actos les habrán de significar a las generaciones que les sucedan.

No le sumemos pozos a todas las deudas que les estamos dejando para que ellos se hagan cargo y que deberán pagar.

 

Anuncios

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: