Universidad Continental en Uruguay

Proyecto de creación de una Universidad Continental

Por Carlos Bernardo González Pecotche (Raumsol)- De la revista “Logosofía” Nº 34

Entre las ponendas presentadas a la consideración de la Conferencia lnteramericana de Educación reunida en Panamá, figura un proyecto sobre la creación de una Universidad Continental que abarque “las diversas facultades técnicas, los estudios de índole desinteresada, las investigaciones particulares que de algún modo se relacionen con la vida americana”.

Luego de ser estudiada esta ponenda, la Conferencia de Educación de Panamá votó la convención que dispone fundar la Universidad Interamericana, costeada por todos los estados del hemisferio, y que, como lo dice el diario “La Nación” en su edición del 6 de octubre, “encarna un ideal de vinculación en las tareas espirituales de solidaridad, de contribución, con la cátedra y con el laboratorio, al progreso de América, puesto que esta Institución, que acaso será pronto una realidad, estará al servicio, con su obra severamente disciplinada, de los designios que animan a los pueblos del Nuevo Mundo”.

Al par que aplaudirnos esta acertada decisión de la asamblea reunida en Panamá, debemos señalar que ya en el año 1941, desde estas mismas páginas, en la edición de febrero, lanzamos la iniciativa Pro Universidad Americana en el Uruguay. Decíamos entonces, que no era un secreto para nadie que los países chicos han sido siempre los que más sobresalieron en las páginas de la Historia y que han sido, asimismo, las cumbres de las civilizaciones humanas. Y basados en esta tesis, proponíamos la creación de una Universidad Americana con asiento en el Uruguay.

Este país, manifestábamos, “reúne las condiciones necesarias y será el indicado para que en él pueda crearse una Universidad Americana en la que se hallen representados todos los pueblos del continente, los que a su vez contribuyan a su sostenimiento. Que en ella actúen profesores y hombres de ciencia de cada país americano, y concurran estudiantes becados por los gobiernos o costeados particularmente por entidades culturales o científicas; que sea la más alta tribuna cultural del Nuevo Mundo y que en ella se forjen las más brillantes generaciones del futuro.

La Universidad Americana podría constituir la avanzada de la gran civilización que ya se está gestando en el seno de este hemisferio y que, como todo hace suponer, ha de superar a las que florecieron en siglos pasados en los viejos continentes”.

Y terminábamos diciendo : “Anhelamos que esta iniciativa tome cuerpo y los gobiernos la hagan suya; mientras, formularemos, votos y auspiciaremos una especie de conscripción de voluntades americanas con el propósito de que esta idea sea apoyada por el mayor número de personalidades, cuyas opiniones iremos publicando en esta revista a fin de que sean conocidas y se difunda el pensamiento de los hombres que moralmente prestigiarán la realización de esta obra, para mayor gloria del espíritu que anima los pueblos de América”.

Como se ve, la semilla lanzada en aquella época florece en estos días en el seno de la Conferencia Interamericana de Educación, que en Panamá acaba de ocuparse de numerosas cuestiones prácticas y científicas de interés común a los pueblos del continente. En nuestra edición de abril del mismo año insistíamos en que “nuestra revista, inspiradora de esta iniciativa, no cejará en su empeño de animarla y propiciarla en todos los ambientes por entender que será una obra de altos beneficios para las generaciones que encuentran en ella su máxima expresión del ideal americano”.

Nadie, pues, podrá negarnos la paternidad de tal iniciativa y el espíritu constructivo con que encaramos los temas medulares que preocupan por entero al mundo de hoy y que preocuparán, también a las generaciones del mañana.

En definitiva; recordamos haber publicado en estas mismas páginas las autorizadas opiniones de los Sres. Cnel. Dr. E. Fantini Pertiné, Gral. Julio A. Roletti, ex Ministro de Defensa Nacional del Uruguay, Dr. Luis Guillot, ex Ministro Plenipotenciario del Uruguay, Juan César Mussio Fournier, ex Ministro de Salud Pública del Uruguay, Magín Pons y Gregorio M. Pantazoglu, cónsules de Panamá y Grecia, respectivamente, etc., quienes emitieron ponderables juicios en aquella oportunidad, en que expusimos nuestro pensamiento invitando a los pueblos de América a constituir una Universidad Americana en el Uruguay.

 

 

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: