Propaganda

Por Celia Testa (Celtes)

De su libro  “Razón y Co-razón”

Los medios de prensa reclaman libertad de opinión por los derechos de los ciudadanos a estar bien informados. Nadie aclara si lo de bien informados es por la cantidad de información que se acumula o la veracidad de la misma. A veces parece que si la noticia requiere un desmentido, es mejor, porque ahí habrá más material para opinar. La mitad de los lectores, o los oyentes, se alegrará de la información dando rienda suelta a los rumores, la otra mitad del desmentido. Y no es tema menor la propaganda que con esa actitud se hace sin pensarlo. (¿Sin pensarlo?)

Los temas de que más se habla y comenta son los accidentes y las tragedias, los robos y la delincuencia, las controversias políticas y las enfermedades de contagio sexual (de las que generalmente se habla en contra, por supuesto, pero se habla). Mientras se habla del sida y cómo evitarlo y de ayudar a los enfermos, el tema queda en el tapete, ese mal toma rango social y las relaciones sexuales consiguen la mejor propaganda gratuitamente.

¿Qué pasa con los políticos? Se habla más de los versátiles de doble discurso que de los veraces. Por su parte los delincuentes -menores y mayores-  se regodearán al saber la cantidad de entradas y salidas que se les contabiliza en sus haberes.

El cine y la televisión bombardean con crímenes y agresiones de ficción, enseñan el uso de las armas y nos familiarizan con la violencia, además de los informativos que la muestran en vivo. Para despertar el interés en un asunto hay que mencionarlo reiteradamente.

¿Qué es la propaganda sino el difundir una noticia, una marca, un nombre?

Si se hablara más de lo positivo, de la gente que no merece críticas en editoriales, a lo mejor no se hacía tanta propaganda gratuita a quienes incitan a huelgas y proclaman sus ambiciones personales. Si en lugar de hablar de los parlamentarios que faltan a sus obligaciones, se hablara de los que dignifican la tarea más desprestigiada del país, quizá se estimulara el buen desempeño de la función.

La propaganda no es siempre un panegírico, sino que la simple mención de algo, sirve para difundir y familiarizar con las ideas que, a veces, se quieren contrarrestar. Hablar de eso, pues, parece que resulta en “goles en contra”.

 

Anuncios

, , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: