Sobre el fanatismo de un escritor

Publicado por Rodolfo García Rígoli en el semanario Brecha de Montevideo, en setiembre de 1995

Benedetti y la Logosofía

Motiva estas líneas el artículo titulado “La víspera indeleble” (Brecha 1-Set-1995) comentando un libro del periodista Mario Paoletti sobre Mario Benedetti. Según dice en el acápite de artículo, Brecha “adelanta en exclusiva el relato de un adolescencia triste y, hasta hoy, secreta”.

Estudio Logosofía desde hace muchos años, y debo decir que esta visión tan particular de MB sobre su pasaje por Buenos Aires a principio de la década del 40, no es secreta. Ya sabemos del resentimiento que lo aqueja al respecto, por sus frecuentes alusiones hechas en los últimos treinta años. Curiosamente las mantuvo calladas los veinte años anteriores, pero el motivo no es ningún secreto.

La vida de Carlos Bernardo González Pecotche, Raumsol, fue de constantes luchas y sacrificios. Una de las luchas más arduas fue la que sostuvo siempre para que los fanáticos se liberaran de su fanatismo. Son incontables los que lo lograron, aunque sea en parte, en tanto otros no pudieron hacerlo y allá quedaron, aferrados a la ilusión.

Hubo casos curiosos de fanatismo, en los primeros tiempos de la antigua Escuela de Logosofía. Por ejemplo había uno que movía un brazo con dificultad (no sé si por malformación congénita o por algún accidente mal curado), y tenía la pretensión de que Raumsol se lo sanase, reviviendo para él “los milagros bíblicos”. Había otro, cuyos cultivos corrían peligro por una sequía, y quería que le hiciese llover. Ahora parece que también había quien no podía concebir que González Pecotche tuviese asma. El tiempo demostró que los fanáticos se equivocaron siempre.

Por supuesto que todos los discípulos sabían que González Pecotche padecía asma. Todos, menos los fanáticos. Estos preferían ignorarlo esperando quién sabe qué tipo de autocuración milagrosa. Pero parece que la realidad es inexorable, y el del brazo, si quería curarse, debía ir al médico, y el de los cultivos debió esperar las condiciones climáticas que determinan las lluvias, y así les pasó a tantos otros.

Grande fue la lucha, siempre inconclusa, contra esta tendencia tan perniciosa de que las cosas sean como a la mente se le ocurre, aún las más disparatadas.

Si hoy hacemos referencia a estas viejas posiciones del fanatismo, ansioso de milagros reñidos con la realidad y con toda posición sensata, asombra que hubiera habido seres ubicados tan fuera de la realidad. Pero sirve mencionarlo para que uno pueda tener una idea de la dimensión de la labor titánica desarrollada por el Maestro González Pecotche, para llevar a tantos a la comprensión de esa incomprensión, aunque algunos pocos hayan quedado por el camino, sin poder hacerlo, y continúen rumiando su amargura por la caída del ídolo ilusorio que habían erigido en su imaginación.

Hay otro punto que no puedo soslayar. En lo publicado por Brecha no se dice dónde hizo MB sus primeras publicaciones. No sé si es por omisión del articulista, o del autor del libro, o del propio MB. Una lástima, porque así el público se hubiera enterado de que fue en la revista Logosofía, donde González Pecotche le publicó a MB varios poemas y hasta algún artículo en los años 41, 42 y 43.

Aunque habría mucho para decir, no vale la pena detenerse más en esto. La Logosofía es cada vez más ampliamente conocida y cultivada como ciencia auxiliar en diversas partes del mundo. Por ejemplo, a fines de octubre los estudiantes e investigadores logósofos de Europa se reúnen en Barcelona para evaluar los resultados obtenidos en sus estudios. Parece que aunque algunos prefieran quedar anclados en el tiempo, en el mundo hay cosas que siguen adelante.

Anuncios

, , , , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: