Guía para la formación de Centros de Estudio y Filiales Logosóficas

Publicado por Carlos Bernardo González Pecotche en 1960 en forma de boletín para su difusión pública.

Propósito: Orientar la tarea inicial.  

 INDICE

I.  BASES PARA LA TAREA
II. PRIMERA ETAPA
III. SEGUNDA ETAPA
IV.TERCERA ETAPA
V. PRINCIPALES CONCLUSIONES
VI. CONCLUSIONES SOBRE LA TAREA
VII.  BASES PARA RESPONDER A POSIBLES PREGUNTAS DE LOS ESTUDIANTES
CONCEPTO SOBRE EL PODER DE ADAPTACIÓN

 

I.  BASES PARA LA TAREA

1. La formación de un centro de estudio o de una filial logosófica es una tarea delicada que debe cumplirse con gran responsabilidad. Varios son los factores que habrán de ser considerados con toda atención. Entre los principales mencionamos los siguientes:

a)  La persona que presida esta labor, al no poseer experiencia logosófica anterior, se verá obligada a experimentar lo que estudia a la par de los demás. Por tal causa adoptará una posición de discreción y prudencia frente a los participantes, a quienes señalará, por otra parte, que no deben tomar su palabra como la oficial de la Fundación Logosófica, reservada al creador de la ciencia.

b) Los integrantes tomarán contacto con un nuevo género de conocimientos, los que, debidamente tratados, se transformarán en fuente de trascendentales beneficios para sus cultores. Negar el acceso a ellos a quienes reuniendo condiciones básicas de cultura corriente estén en condiciones de asimilarlos, o motivar su alejamiento, entraña grave responsabilidad por todo lo que se negaría a esos seres, aspecto éste que se irá comprendiendo más ampliamente a medida que se avance en el proceso de evolución consciente.

c)  Las características psicológicas de los que integren el conjunto podrán ser variadas, como también los conocimientos de orden corriente que cada uno posea; sin embargo, el método logosófico ofrecerá a todos idénticas posibilidades, pero a condición de que quien esté al frente de la tarea respete esas características individuales y contribuya a generar un ambiente de tolerancia y respeto por la opinión ajena. Cuando los integrantes comprendan que nadie entre ellos es dueño de la verdad y que hay quienes vierten comprensiones que superan las propias y aún ayudan a rectificar un error o a completar un enfoque, aprenderán a escuchar con atención y paciencia; no interrumpirán la exposición en desarrollo, justamente porque existirá en ellos verdadero interés por escuchar el pensamiento completo, sin las mutilaciones provocadas por la impaciencia. Así, el estudiante mentalista podrá recoger elementos de valor del que es sensible, y viceversa, y ambos escucharán con respeto e interés y hablarán con el mismo derecho.

d)  Se recordará que Logosofía es ciencia y es culto al afecto, por lo cual todos los estudiantes brindarán de sí lo mejor para generar el clásico ambiente logosófico de franco y respetuoso compañerismo. La controversia, polémica o discusión deberán desterrarse, porque a menudo se tiende en ellas a restar mérito a la comprensión ajena en beneficio de la propia; además, suelen dar lugar a rozamientos u otras molestias del ánimo. En su lugar habrá diálogos amigables, que permitan extraer de cada reunión un resultado positivo, útil para el conjunto.

e) En la tarea de formación logosófica no habrá apresuramientos; todo requiere tiempo. Sin embargo, ello no inducirá a la indolencia, que tan a menudo se confunde con la paciencia. La paciencia será activa, es decir, se esperará pacientemente que se produzcan los resultados mientras se trabaja activamente para lograrlos. En relación con esto se considerará también la necesidad de asistir con regularidad a las reuniones que se realicen y de estudiar con continuidad, ya que la suspensión del esfuerzo antes que cristalicen los resultados impondrá luego la necesidad de recomenzar la tarea.

f)  Siendo la enseñanza logosófica absolutamente original, los estudiantes evitarán la pérdida de tiempo que significa buscarle puntos de semejanza o contacto con tal o cual ciencia, teoría o disciplina, lo que además servirá para crear confusiones y retardar el proceso de adquisición de los nuevos conocimientos. Dado el interés inicial con que se supone cada integrante concurrirá a las reuniones –interés que no puede ser otro que el de aprovechar en beneficio de su perfeccionamiento el conocimiento Logosófico–, lo sensato será dedicar el máximo de esfuerzo al estudio de Logosofía, postergando las confrontaciones para el momento en que su contacto permita formarse un juicio claro, sereno y meditado. Por otra parte, es lógico pensar que para comparar Logosofía con otras ciencias es necesario conocerla, lo cual se logra sólo a través del ejercicio de su propio y original método. Pese a lo manifestado, podrá ocurrir que los estudiantes formulen preguntas a la dirección del centro de estudio logosófico a que pertenecen respecto de la relación que pudiera haber entre los nuevos conocimientos y otros. Para satisfacerlas ofrecemos más adelante bases para las respuestas.

2. Formas de estudio logosófico

a)  El método logosófico establece claras normas para la asimilación del conocimiento trascendente, del cual es parte inseparable. Una de las claves que asegura dicha asimilación es la aplicación de la enseñanza a la vida individual. Para lograr esa aplicación es menester cumplir un proceso previo de interpretación a través del estudio meditado de la enseñanza, en lo cual juega papel muy importante la labor de conjunto.

b)  Propuesto el estudio de una enseñanza, cada integrante cumplirá la etapa de estudio en lo individual mediante la lectura reflexiva de la amplia bibliografía que Logosofía le ofrece. La consecuencia de ese esfuerzo será la interpretación de la enseñanza. Expondrá luego su trabajo en las reuniones, procediendo de la misma manera todos los participantes, con lo cual se logrará el intercambio de comprensiones en lo colectivo. La limitación de la propia interpretación se diluirá así en presencia de otras, más amplias o mejor enfocadas, surgiendo de ello la posibilidad de aprovechar el esfuerzo de los demás en propio beneficio, a la vez que de contribuir con el particular esfuerzo a la mayor capacitación de todos. Si en lugar del estudio conceptual de una enseñanza se tratase del intercambio de resultados obtenidos mediante su aplicación a la vida, los beneficios se ampliarán igualmente, porque cada estudiante es una entidad distinta y distintas son también las situaciones por que pasa y su actitud frente a ellas, lo cual brindará la prerrogativa de ampliar la experiencia personal con el variado aporte colectivo.

e) La bibliografía logosófica incluye múltiples enseñanzas sobre el valor del campo experimental, que es el mundo logosófico, los breves aspectos que sobre este tema hemos señalado deberán ser completados con el estudio de las enseñanzas que responden al mismo.

II. PRIMERA ETAPA

1.  Manifestamos anteriormente, que Logosofía presenta un nuevo género de conocimientos; esta afirmación será comprobada a corto plazo por el estudioso de esta nueva ciencia, pero le será preciso, mientras forja esa convicción, brindar a las enseñanzas el tratamiento que el método logosófico prescribe. A ello tiende esta primera parte del estudio, que abarca, en general, los aspectos que se indican como programa para la capacitación inicial.

2.  Cada tema motivo de investigación será estudiado, en primer lugar, para lograr la interpretación de su contenido. Lo que en tal sentido se alcance por el esfuerzo individual será completado posteriormente por el intercambio que se realice en la tarea de conjunto. Toda interpretación deberá tener por objeto llevar los elementos extraídos de la enseñanza a la vida individual, a la experiencia, a través de lo cual podrá medirse el acierto logrado tanto en la ejecución interpretativa como en el uso que se haga de la misma, y, en consecuencia, podrá apreciarse mejor el valor de la verdad logosófica con la que se ha tomado contacto directo, comprobar los beneficios provenientes de su aplicación o asociación a la vida, conocer los inconvenientes que habrán de ser superados en lo sucesivo, etc. El estudio de esta vivencia hará que la interpretación deje de ser una teorización para pasar a ser una comprensión que se apoya en la vivido por el estudiante. La reiteración de una buena labor irá ampliando las comprensiones, ligando unas con otras y brindando al ser la fuerza que surge de la posesión gradual de lo que será ya un conocimiento.

3. El estudio logosófico se caracteriza por ser extensivo, pues es particularidad de nuestro método no dar por terminado el estudio de una enseñanza por satisfactorios que hayan sido los resultados obtenidos tras los primeros esfuerzos. La experimentación en esta clase de conocimientos va brindando al entendimiento una nueva y más amplia capacidad para alcanzar regiones del pensamiento antes vedadas, tras lo cual se comprueba que al volver sobre una enseñanza ya estudiada, cuyo contenido se pensó haber agotado, surgen de la misma otras posibilidades y se observan en ella nuevos aspectos. Por eso hemos afirmado muchas veces que la enseñanza logosófica es una fuente inagotable de conocimientos.

4. Programa para la primera etapa

a)  Logosofía; nuevo mensaje que trae al hombre y a la humanidad. Sus objetivos.

b)  Enseñanzas que representan a la nueva ciencia. Requisitos para su asimilación. Ambiente mental a crearles. Tiempo que se dedicará a su estudio. Conveniencia de no teorizar. Labor de estudio en lo individual; intercambio de interpretaciones en lo colectivo. Resistencias mentales que deben evitarse.

c) Proceso de evolución consciente. Proceso de superación individual. Cambios a propiciar. Resistencia a los cambios. Constancias de avances logrados. Propósitos de superación a forjar.

5. Esta primera etapa es preparatoria y los temas apuntados constituyen la base sobre la que se apoyarán los esfuerzos posteriores. Después de desarrollar un número de reuniones suficiente para lograr un trabajo de interpretación adecuado –lo que se hará con el constante auxilio de la bibliografía logosófica–, se estará en condiciones de iniciar la segunda etapa. Se recordará que el hecho de que no insistamos en el dominio profundo de los temas no significa que baste el estudio superficial de las enseñanzas; se volverá luego sobre ellos, pero ya con bases experimentales, con comprobaciones, para entender mejor y más ampliamente su significado.

III. SEGUNDA ETAPA

1. Experimentar lo que se estudia.

2. En esta segunda etapa ya será tiempo de actuar sobre los integrantes haciéndoles notar la necesidad de que el afecto y el respeto se manifiesten. El afecto deberá expresarse con naturalidad y traducirse en sinceridad y en amplitud para dar y recibir. El respeto se genera sobre la base del ideal de superación. El esfuerzo que cada uno haga por llevar adelante ese ideal será honesto y sincero. Si alguien faltase a esa regla estaría revelando una deficiencia; deberá sin embargo ser comprendido y ayudado en su lucha contra ella, a la vez que se le estará agradecido por haber ahorrado a los demás el caer en similar actitud. Poco a poco se verá surgir poderoso el ambiente logosófico con sus características inconfundibles, y podrán observarse los progresos que cada una vaya evidenciando en la superación de las primeras dificultades.

3. La vinculación de las enseñanzas con la vida es un aspecto destacado del método logosófico y una de las claves de la evolución consciente. De las enseñanzas expuestas con profusión en los libros logosóficos puede lograrse lo que hemos llamado interpretación mental. Si el estudiante no pasara de allí estaría teorizando. Ahora bien, lo imprescindible es comprobar la verdad que ofrece la enseñanza y asimilar esa verdad, gradualmente; ello se logra experimentando lo que se estudia.

Al hablar de experiencias hemos de señalar que existen dos posibilidades generales: experimentar en uno mismo y en los demás. Ambas son valiosas, pero dado que el conocimiento logosófico tiende a que el ser se conozca a sí mismo, la experiencia sobre el propio ser debe ser el norte, sirviendo la otra de complemento y de punto de referencia.

4.  Programa para la segunda etapa

En toda vivencia (acto vivido) juegan papel preponderante los pensamientos, o, más ampliamente, el sistema mental; corresponde, pues, a esta segunda etapa el estudio de las enseñanzas sobre el sistema mental y los pensamientos, a fin de contar con puntos de referencia para observar y analizar la vivencia. Dado que se encara este estudio por primera vez, se retendrá solamente lo fundamental de esas enseñanzas, en la seguridad de que lo que se vaya viviendo y experimentando habrá de ampliar el caudal retenido y comprendido.

5. Cumplido el paso anterior, los participantes estarán en condiciones de iniciar sus primeras observaciones internas, para lo cual se preparará la experimentación de los estudios. Para el caso será conveniente seleccionar una enseñanza de fácil interpretación y amplia vigencia en la vida, a fin de que el conjunto pueda realizar un eficiente trabajo. Como ejemplo se sugiere la enseñanza referida al poder de adaptación, tratada en “introducción al conocimiento logosófico”. Hallándose agotado. este libro, transcribimos al final de esta guía algunos párrafos que desarrollan ese punto.

6. Preparación para la experiencia

a)   Esta enseñanza descubre una realidad desconocida para el hombre en sus profundos aspectos; puede discutírsela y negársela sin que por ello varíe un ápice su contenido de verdad; lo sensato es comprenderla y así lo aconseja el método logosófico.

b) Después de una lectura cuidadosa, tratará el estudiante de interpretar su significado, de captar su contenido, de recibir su mensaje. Su esfuerzo, sumado al de los demás participantes en el intercambio que efectúen, le dará una interpretación suficientemente amplia de ella que incluirá un análisis de cuáles son las situaciones que el hombre se ve obligado a enfrentar en la vida, a las que debe adaptarse. Este trabajo podrá cumplirse en una o dos reuniones.

c) La conclusión primordial a que habrá de arribarse es la siguiente: El hombre es un ser ampliamente habilitado para adaptarse por deliberación propia a cualquier situación que se le presente; si no lo logra es porqué sus pensamientos se lo impiden negándole el uso de la razón que debiera asistirlo. El poder de adaptación es algo que el hombre puede adquirir si aprende a manejar los elementos que intervienen en cada situación, especialmente los internos; ese poder se manifiesta como una fuerza interior cuando la adaptación que se procura busca la superación del individuo y no una simple conformidad. Tal conclusión bastará en los comienzos.

d) El centro o la filial en formación deberá ahora internarse en el campo experimental que la vida ofrece al hombre y Logosofía le descubre, para poner en práctica los conocimientos adquiridos. Será imprescindible que cada estudiante permanezca atento a las situaciones que desde ese momento se le presenten, para observar lo que ocurre en su propio ser. La observación deberá ser prolija, atenta, y de no ser posible llevarla a cabo en el instante mismo de manifestarse la rebeldía o resistencia a la nueva situación, se la hará posteriormente, tratando de reconstruir mentalmente el pasaje vivido y sacando conclusiones para conducirse como convenga en otra circunstancia.

e) Expondremos seguidamente un ejemplo de la conducta habitual en los casos que se relacionan con la enseñanza en estudio, y, a continuación, la forma de contrarrestar esa conducta: Si el jefe de la oficina donde trabajamos imparte una disposición que no es de nuestro agrado, en el mismo instante de conocerla es muy probable que se rebelen los elementos de nuestra mente (pensamientos) y se posesionen de nuestra razón, a partir de ese momento quedaremos indefensos contra su acción perturbadora y manifestaremos nuestro desagrado de hecho o de palabra, cumpliendo a desgano lo ordenado, soportando como una carga la tarea que haya que cumplir y hasta ganándonos una reprimenda; en definitiva, un día de disgusto, una pesadumbre que muy probablemente llevaremos al hogar y que tendrán que compartir nuestros seres queridos. En cambio, los recursos que el estudio logosófico ha incorporado a nuestra mente han de permitirnos esta otra actitud: Conocida la disposición tomada por nuestro jefe, es igualmente posible que se rebelen en nosotros los mismos elementos negativos que en el caso anterior, pero en ese preciso momento, porque estamos atentos a su acción, además de conocer conceptualmente su influencia nociva, decidimos no dejarlos actuar e impedimos que se posesionen de nuestra razón. Esta quedará libre para intervenir y podremos con serenidad analizar los hechos; comprenderemos entonces que lo sensato es ver si esa disposición es correcta en sí misma aunque no nos agrade. Si no lo es, acudiremos a quien la impartió para señalarle nuestro pensar con todo el tacto de que seamos capaces; si lo es, nos dispondremos a cumplirla con eficiencia; de otra manera perderemos el derecho de juzgar sus resultados, ya que éstos se hallarían afectados por la especie de sabotaje que les hemos impuesto. Los elementos negativos cederán al influjo de estas reflexiones y recobraremos la serenidad, pero no olvidemos que volverán una y más veces a la carga, tratando de sorprender el descuido de nuestra atención, por lo que ésta debe permanecer en guardia hasta que cese totalmente la lucha. Este esfuerzo se hará con placer, teniendo en cuenta que es una de las claves de la superación individual; al final quedará un caudal de interesantes observaciones que cada participante estudiará para extraer las conclusiones adecuadas.

f)  Inicialmente deben preferirse situaciones simples, circunstanciales, por ser de más fácil observación, postergando las más complejas para cuando se posea mayor capacidad. Esta es la razón por la cual no hemos tratado aquí otros aspectos que pueden derivarse del ejemplo citado.

IV.TERCERA ETAPA

1. Estudiar lo que se experimenta

2. El término de una semana podrá ser período suficiente para observar vivencias en las que haya tenido vigencia la enseñanza elegida. Toca ahora estudiar lo que se experimentó y concretar los resultados. El estudio se iniciará sobre lo individual porque allí está el campo más inmediato para las observaciones y el primero sobre el que se debe trabajar. Se trata de comprender lo vivido: causas que motivaron el hecho o episodio, efectos provenientes de esas causas, inconvenientes, disposiciones naturales en favor o en contra de los propósitos, etc.

3. Las vivencias que aporten los estudiantes se referirán a aspectos variados de la vida, ya que variadas son las situaciones por que atraviesan. Las habrá vinculadas con la vida de hogar (dificultades económicas, de comodidad, desentendimientos); con las ocupaciones diarias (problemas del trabajo, disposiciones que no agradan, carencia de aptitudes); con la vida de relación, etc. Esto muestra ya cómo la propia experiencia habrá de beneficiarse con la de los que participen en el intercambio, ahorrando a todos actuaciones inconvenientes por conocer de antemano cómo evitarlas.

4.  Reunidos los estudiantes, cada uno irá relatando lo que le ha ocurrido en el curso de los días anteriores, presentando especialmente las observaciones hechas sobre sus pensamientos, la lucha que hubieron de sostener, los pensamientos que los ayudaron en la emergencia, los que la hicieron difícil y el resultado final de sus respectivas vivencias. En unos casos la situación habrá culminado con el triunfo de la razón, pudiéndose comprobar entonces sus ventajas y el estímulo que resulta de saberse capaz de manejar en cierta medida los recursos logosóficos; en otros, habrán triunfado los pensamientos negativos, pero eso no indicará el fracaso del estudiante, siempre que lo vivido enriquezca el caudal de sus observaciones y le disponga mejor para enfrentar situaciones futuras. Repetimos, no podrá hablarse en este caso de fracaso del estudiante, sino de actuación desafortunada del mismo, exitosa en el fondo, por cuanto éste habrá logrado sorprender dentro de sí, en plena actuación, a esas entidades animadas y autónomas que Logosofía le enseña a conocer y que son sus pensamientos. Es en cambio desfavorable y poco edificante para el estudiante, el no extraer consecuencia alguna de las cosas que le acontecen, y procurará cuanto antes salir de esa situación. Para terminar agregaremos que las observaciones que provengan de estas primeras vivencias irán configurando los esbozos iniciales del conocimiento de sí mismo.

5. La parte ponderable de las experiencias que vive el estudiante son las conclusiones que alcanza, y éstas han de estar siempre ligadas a algún aspecto del conocimiento logosófico. Para extraer tales conclusiones se necesitará hacer un verdadero estudio de los factores que intervinieron en la vivencia, estudio en el que será guía inapreciable la enseñanza, que, leída nuevamente, ahora a la luz de la experiencia, ayudará a desentrañar en mayor medida su significado. Por de pronto se hará una reconstrucción de la misma, ayudándose con algunas notas que sugerimos tomar sin demora después del episodio vivido; se analizará luego qué papel jugaron los pensamientos, cómo aparecieron en el escenario mental, quién los convocó a actuar, qué actitud sugerían, cuáles fueron las consecuencias del comportamiento adoptado, qué grado de resistencia se les opuso, y así siguiendo; se verá asimismo cómo se desarrolló la lucha mental, cuáles fueron los bandos en pugna, cuál el resultado. Recomendamos, no dejar a un lado la enseñanza en estudio que trata sobre el poder de adaptación y sugerimos hacer sobre la misma estas reflexiones: qué ocurría antes en iguales circunstancias; qué factores perturbadores de la adaptación se identifican ahora; qué enseñanzas han permitido conocerlos; qué efectos tuvieron éstas; qué consecuencias se obtienen aplicándolas a la vida, etc.

V. PRINCIPALES CONCLUSIONES

Cuando el estudiante cumpla la tarea de extraer conclusiones de su experiencia, comprobará que es inagotable la posibilidad que en tal sentido brinda una sola de ellas en virtud de la riqueza de enfoques que permite hacer el conocimiento logosófico. Como simple muestra de esa posibilidad y lejos de haber sido agotadas, señalamos a continuación algunas conclusiones aptas para ser obtenidas de una experiencia (vivencia estudiada) del tipo tomado como ejemplo.

1. Referidas a los pensamientos

a) Su carácter de entidades autónomas y animadas, con gran injerencia en la vida y al margen de la voluntad del ser.
b)  La resistencia que ejercen cuando se trata de controlarlos, debido a la libertad de que han gozado.
c)  Los múltiples disfraces que adoptan para engañar al incauto; argucias y argumentos falaces que emplean.
d)  Qué sería la vida del hombre si lograra pleno dominio sobre ellos.
e)  Trascendencia del pronunciamiento logosófico sobre los pensamientos y su importancia en la vida del hombre. Esta conclusión, en particular, deberá ser refirmada paulatinamente por observación reiterada de la naturaleza de los pensamientos.

2. Referidas al sistema mental

a)   Grado de conocimiento que la humanidad tiene de él.
b)  Estado actual de disciplina que acusa.
c)  Posibilidad que le asiste de gobernar la vida del hombre.
d)  Conveniencia y posibilidad de poner la mente al servicio del perfeccionamiento individual.
e) Función de la facultad de observar y valor de la observación orientada hacia la propia superación.
f) Importancia que adquiere la propia razón y necesidad de acumular conocimientos para que pueda cumplir su función con plenitud.
g) Necesidad de controlar los juicios de la razón en tanto no se basen en conocimientos reales, trascendentes; caudal de estos conocimientos de que dispone actualmente la humanidad.

3. Referentes a Logosofía

a) Sentido de la afirmación hecha en “Logosofía, Ciencia y Método”, pág. 16, párr. 1 y siguientes, de que “Logosofía parte de la verdad”.
b) Valor de las enseñanzas logosóficas para superar lo que el ser es.
c) Importancia del método logosófico para evolucionar conscientemente; paulatina interpretación de lo que es en sí ese método.
4. Referentes al estudio en conjunto
a) Valor de la colaboración en la experimentación de lo que se estudia y el estudio de lo que se experimenta.
b) Generosidad en el intercambio de comprensiones y experiencias.
c) Consideraciones sobre el afecto y el respeto que se generan como consecuencia del fortalecimiento de las convicciones sobre la superación individual.
d) Importancia de no discutir y sí intercambiar.
e) Estímulos que resultan de la labor cumplida.

5.   Aspectos varios

a)  Refirmación de los propósitos de superación.
b)     Cómo logra Logosofía sus objetivos.
c)      Valor de la experiencia para la superación individual.
d)     Conocimiento positivo logrado de sí mismo.
e) Comprobación sobre propias deficiencias psicológicas, como primera evidencia de su existencia.
f) Resistencia a los cambios internos; necesidad de eliminarla.

VI. CONCLUSIONES SOBRE LA TAREA

1.   La labor del estudiante de Logosofía es investigar sin apremios la verdad; por ello no pueden tener cabida en él la impaciencia y el apuro([1]). De la misma manera, quien se dedica al estudio de Logosofía debe hacerlo con la firme disposición de no dejarse perturbar en sus propósitos. Aquí pueden ser un gran inconveniente las dudas que la propia mente plantea a veces al estudiante y que éste manifiesta en forma de preguntas que traducen desconfianza, escepticismo, prejuicios, etc. Tales dudas son “piedras” que estorban la marcha por el camino del perfeccionamiento y hasta pueden detenerla.

La actitud inteligente, logosófica, es dejarlas a un lado; postergarlas hasta poseer más elementos de juicio, elementos que justamente no pueden alcanzarse si el estudiante se empeña en resolver lo que aún no está en condiciones de lograr. Más tarde, cumplido el proceso correspondiente, éste comprobará con alegría que él mismo ha hallado la solución que antes buscó fuera de sí mismo. Lo expresado no significa en modo alguno negar al estudiante libertad para formular todos aquellos interrogantes que evidencien la noble necesidad de orientación, de ayuda para salir de un estado de vacilación, de incomprensión, de desánimo, etc. Por último, recomendamos tener siempre presente que toda duda será bien resuelta con el auxilio de las enseñanzas si el esfuerzo es presidido permanentemente por el pensamiento de superación, el cual deberá merecer lugar preponderante en la mente del estudiante, quien no escatimará esfuerzos por fortificarlo y defenderlo ([2]).

2.  La tarea logosófica, que es un elevado y provechoso quehacer, lleva al hombre a pensar en los aspectos fundamentales de su existencia, devolviendo a la facultad de pensar la función que nunca debió perder. De la misma manera actúa sobre las facultades de razonar y observar, que, con la anteriormente mencionada, forman la trilogía básica sobre la que se promoverá la activación mental que exige la evolución consciente. El esfuerzo mental que implica experimentar lo que se estudia y estudiar lo que se experimenta obligará –según las normas del método logosófico– a usar conscientemente las facultades de pensar, observar y razonar, significando esto que todo lo que en adelante se observe, piense y razone tendrá que ser de utilidad para el propio proceso de evolución consciente. Es decir, no observar, no pensar, no razonar circunstancialmente, en forma intrascendente, sino acostumbrarse a observar, razonar y pensar en forma de que cada acto en el que intervienen esas facultades permita recoger elementos de valor, elementos que favorezcan la comprensión del conocimiento logosófico y faciliten la aplicación de ellos a los fines del desarrollo mental, psicológico y espiritual comprendidos en el proceso de evolución consciente.

3. Las conclusiones que incluimos como orientación y ejemplo no podrán lógicamente ser extraídas desde los comienzos del trabajo. Es un método nuevo y original el que se está tratando de emplear y su dominio se logrará paso a paso. Esto significa que no deberá aspirarse a ello en el primer momento, lo que no impedirá ejercitar el esfuerzo hasta el límite que señala la Propia capacidad, en la seguridad de que por ese camino se ampliarán progresivamente las posibilidades, cosa que ha sucedido ya en repetidas ocasiones ampliamente comprobadas en todos los centros de investigación logosóficos. La tarea demanda tiempo y paciencia, pero el objetivo que se anhela justifica la realización del esfuerzo, lo cual se hará sin apremios, ya que debe ser tarea para toda la vida, especialmente si el estudiante está animado por un real anhelo de trascender las limitaciones que envuelven su vida.

En el presente trabajo, cuya finalidad ha sido orientar la tarea de formación de los nuevos centros de estudio y filiales logosóficas, hemos trazado en síntesis las etapas más importantes a cumplir. Quedan sin mencionar muchos otros aspectos, que no hemos considerado necesario citar por cuanto están tratados en innumerables enseñanzas logosóficas y serán bien interpretados a poco que se apliquen estas instrucciones. Finalmente, cualquiera sea la dificultad que se presente, siempre el estudiante será asistido por el creador de la ciencia, a  quien sus discípulos llaman Maestro porque enseña conocimientos trascendentes para la vida del ser humano. Su paternal asistencia directa hace que el estudiante se vincule a él mental y sensiblemente, generándose un vínculo de gratitud y correspondencia por el bien recibido, lazo de unión que exige ineludiblemente que el discípulo haga partícipe a otros de los beneficios que disfruta, con lo cual colabora efectivamente en la obra de superación humana que realiza desde hace treinta años la Fundación Logosófica.

 

VII.  BASES PARA RESPONDER A POSIBLES PREGUNTAS DE LOS ESTUDIANTES

    Es normal que quien inicia los estudios logosóficos se formule una serie de preguntas, cuyo origen es variado. En primer lugar surgen aquellas que se originan en dificultades de comprensión ante los nuevos conocimientos con los que se va tomando contacto; estos interrogantes, que pueden considerarse legítimos, se resuelven naturalmente durante los estudios, por lo que la posición sensata del estudiante es hacer el mayor esfuerzo de interpretación, dentro de los límites de su capacidad, y proseguir los estudios; si el interrogante fuera de naturaleza tal que no permitiese seguir el estudio hasta ser dilucidado, cabe elevar la consulta a quienes están en condiciones de responderlo.

En segundo lugar se presentan las preguntas que tienen origen en una simple curiosidad: Se comprenderá que éstas no deben de ninguna manera detener el curso de los estudios, en la seguridad de que oportunamente y por gravitación de los conocimientos que el estudiante va acumulando se contestan ampliamente. En tercer lugar están las preguntas que se originan en escepticismo y desconfianza ante los enunciados que Logosofía hace; tampoco debieran ser motivos de demora en los estudios, pero el estado mental del estudiante puede no permitirle comprender que así debe ser, por lo que tiende a detenerse, buscando comparaciones o similitudes que nada hacen en bien de la capacitación que anhela. Las bases que se agregan son para dar respuesta a estas preguntas, a fin de que el estudiante cuente con elementos que le permitan superar la etapa de duda.

Cualquiera sea el origen de la pregunta, la bibliografía logosófica brinda variados elementos para ayudar a responder a quien asuma la responsabilidad de orientar los estudios.

1.      Pregunta: Sobre la originalidad de Logosofía, la fuente de donde se han extraído, los conocimientos que brinda, el autor, etc.

 Bases para la respuesta: El autor ha extraído los conocimientos logosóficos de la Creación misma, sin seguir huellas de nadie; sus concepciones son, por lo mismo, totalmente originales, como lo es la naturaleza de los conocimientos revelados por él. Siendo muy joven se encontró dueño de conocimientos que la humanidad no poseía, por lo que estructuró un plan para hacerlos llegar a todos los seres humanos, plan que se viene cumpliendo paso a paso desde hace más de treinta años; las razones que posibilitaron lo anterior las hallará el estudiante expuestas en la obra “La herencia de sí mismo” ([3]).

2.      Pregunta: Relación entre Logosofía y otras doctrinas que se refieren a la mente y los pensamientos.

 Bases para la respuesta: Logosofía no presenta sus conocimientos de la mente y los pensamientos en forma aislada, sino como, parte de su concepción; el estudio aislado de los mismos no conduce a la superación integral porque no propicia la evolución consciente del ser. Por otra parte, el método experimental para asimilarlos a la vida es único de Logosofía y el carácter consciente de esa asimilación habilita al ser para ayudar a otros en la misma realización, lo que unido a la trascendencia de los beneficios que ello representa para el hombre, coloca al estudiante de Logosofía ante la posibilidad de hacer el bien, de acuerdo con las Leyes Universales que Logosofía le descubre y enseña a conocer, aspectos éstos que se irán comprendiendo a medida que se avance en el proceso de evolución consciente.

3.      Pregunta: Relación entre Logosofía y las filosofías.

Bases para la respuesta: Las diferencias son profundas e insalvables:

a)   El conocimiento filosófico busca la verdad y la busca fuera del hombre; Logosofía parte de la verdad y lleva al hombre a descubrirla en sí mismo, en su ser interno.
b)   El conocimiento filosófico es intelectual y, por ende, externo al hombre; el conocimiento logosófico es experimental, con claros objetivos en cuanto a la superación humana y en relación con lo interno del ser.
c)   Filosofía es el conocimiento de teorías, doctrinas, conceptos, en contraposición unos con otros; Logosofía es conocimiento de vivencias, de experimentación; es conocimiento vivo.
d)   Filosofía busca el conocimiento por el conocimiento mismo, con independencia del uso que el hombre pueda hacer de él, habiéndose llegado a aceptar que a ese conocer no puede dársele uso concreto. Logosofía edifica con ese saber una nueva vida, llevando al hombre al esclarecimiento de los grandes enigmas de su existencia y al cumplimiento de su finalidad humana.

4.      Pregunta: Relación entre Logosofía y psicología.

Bases para la respuesta: La psicología, aun cuando aparenta desarrollar un tipo especial de conocimientos, no se diferencia de otras ciencias por cuanto es externa al ser; los psicólogos estudian lo que ocurre dentro del ser humano, con las limitaciones de los métodos de esta ciencia, pero no estudian su propia psicología individual, ni conectan sus estudios con altos fines humanos; en suma, la psicología no lleva al conocimiento de sí mismo, de los semejantes, de la Creación y sus Leyes, de Dios, como lo hace Logosofía, que estudia la psiquis en íntima relación con el espíritu.

5.      Pregunta: Relación entre Logosofía y las religiones.

Bases para la respuesta: Logosofía no postula ninguna actitud determinada frente a las religiones; es el estudiante de Logosofía quien se ubica frente a ellas a medida que avanza por el camino del saber. Esta nueva ciencia es afirmativa de verdades que el investigador puede comprobar a través del proceso de evolución consciente; para hacerlo no exige que el hombre abjure de la corriente de pensamiento de sus simpatías, pero éste deberá valorizar lo que ahora tiene, frente a lo que antes tenía. Logosofía esclarece la conciencia, haciendo conocer lo que se desconocía; sitúa al ser en el centro de sus posibilidades. Haciéndole recuperar la fe en sus propios valores y sustituyendo la fe ciega por la fe consciente, basada en el conocimiento de la verdad.

6.      Pregunta: Por qué no puede compararse Logosofía con otras ciencias.

Bases para la respuesta: Para tales comparaciones es necesario conocer suficientemente Logosofía, y ello se logra siguiendo las normas de su método; cuando se la conozca, no habrá inconveniente en dedicarse a ellas.

CONCEPTO SOBRE EL PODER DE ADAPTACION

Transcripto de “Introducción  al conocimiento Logosófico.”

“Hay en los seres humanos un poder que éstos no saben utilizar, pero del cual deben servirse inconscientemente, por rigor de las circunstancias, para alcanzar objetivos naturales en el correr de las edades. Este poder es el de adaptación, uno de los que con mayor precisión ejercen su cometido.

El hombre, por su constitución psíquica, mental, espiritual y física es un ser adaptable a todos los cambios y a todas las situaciones en que lo coloca la vida a medida que avanza hacia su perfeccionamiento.

Puede decirse que es general –ya que se produce en todos– la reacción que experimenta el ser cuando, apremiado por las circunstancias, debe aceptar situaciones a las que por propia voluntad no habría jamás tratado de adaptarse. El tiempo, con la serie de reflexiones que sustenta en sus poderosos medios de expresión, hace que el hombre admita, acepte y se adapte a esas situaciones, pero sin alcanzar –salvo excepciones– la comprensión exacta de tales hechos. He ahí la diferencia entre los que se adaptan por obligación y los que buscan la adaptación natural con plena noción de lo que ello significa para su proceso evolutivo.

Nadie ignora que en la vida suceden muchos episodios que suelen terminar en tragedias, cambiando casi instantáneamente las situaciones individuales. Si no se utiliza en tales casos el poder de adaptación, el sufrimiento se torna por lo común desesperante, consume la vida y pliega el espíritu haciendo que éste se acurruque en el interior del ser, cohibido y triste, sin esperanzas de redención” (Pág. 161).

“La Ley de Adaptación es tan inflexible que no admite términos medios entre una y otra situación: se cambia o no se cambia. De manera que si ha acontecido un hecho que obliga a un cambio, el permanecer en el mismo estado o condición equivale a vivir al margen de la realidad y, por ende, a sufrir intensamente. Esto es lo que acontece cuando el hombre se resiste a los cambios; de ahí que brote por doquier el dolor, la miseria, la angustia, y sea el sufrimiento un visitador casi permanente de los corazones humanos” (Pág. 162).


[1] Ver “Logosofía. Ciencia y método”. Págs. 91, 133 y 135, “Mecanismo de la vida consciente”, pág. 50, “Exégesis logosófica”, pág. 101.

[2] Ver “Logosofía. Ciencia y método”, págs. 68, 69 y 70.

[3] Ver “Boletín Logosófico”.  N 4, pág. 3, publicado en diciembre de 1956, en Paraná, (Rep. Argentina)

Anuncios

, , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: