Demócratas y antidemócratas

Por Celia Testa (Celtes) – publicado en El País de Montevideo el 10 de octubre de 2001

En el Uruguay parecería que después de vivir un período de guerra interna auspiciada desde allende los mares y una dictadura militar que debió hacer frente a aquella situación, -cosa que era reclamada por la ciudadanía-, la sociedad se ha visto dividida en dos tendencias contrarias: la democracia y la antidemocracia, pues aunque todos se titulen demócratas, no todos cumplen con los requisitos esenciales para tal condición.

La democracia es el gobierno de la ciudadanía, o como lo expresara Lincoln: “gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo”, pero “la democracia no es una actitud política, es una actitud ante la vida”, según el pensamiento de Monserrat Roig con el que coincidimos plenamente.

Democracia es el sistema de vida en el que se trata a los demás como se desea ser tratado, donde la libertad de cada uno termina donde empieza la libertad de los demás, y las jerarquías sociales se marcan por lo que cada individuo aporta al conjunto de la sociedad en trabajos, ideales, iniciativas, belleza, bondad, responsabilidad y cualquier otra cualidad de signo positivo que sirva para mejorar la comunidad.

Por su lado, la antidemocracia se conoce por la actitud personalista de quienes la cultivan, cuyo fin es el beneficio propio y justifica los medios, aún a costa de perjudicar a la sociedad en conjunto o a los conciudadanos individualmente. La antidemocracia se manifiesta en la masificación de la sociedad y en las exigencias para que otros solucionen los problemas que la ignorancia, la comodidad o la incapacidad del individuo le crean. Es la posición de quien se siente merecedor de privilegios a la vez que olvida responsabilidades, y en lugar de ocupar su inteligencia en alentar a mejores posiciones, la ocupa en alentar resentimientos. Al final la antidemocracia hace del hombre inteligente un resentido con su suerte, con su destino y con su vida.

Los demócratas confían en sus capacidades, tienen esperanzas, miran el futuro con fe y alegría, aceptan que otros piensen de forma diferente y respetan las ideas ajenas; son tolerantes, llegando al extremo de que la democracia parezca blanda e inoperante. Los antidemócratas reclaman, buscan excusas para expresar disgustos y encubrir frustraciones, son soberbios, prepotentes e intolerantes al extremo de no respetar a quienes  tienen criterios diferentes, avasallan las sagradas libertades de pensar, de elegir, de opinar, hasta convertirse en dictadores de voluntades y conductas ajenas, para lo que no se detienen frente a engaños, despojos, violencias.

Demócratas son quienes miran a los semejantes como sus iguales cuando coinciden en sus planteamientos éticos, morales y de justicia; para los antidemócratas son sus iguales quienes tienen las mismas exigencias o disfrutan de similares privilegios.

De ese modo los pases en comisión, los gastos superfluos del Estado, el contrabando y la compra de mercadería de contrabando (por la que éste existe), la inamovilidad de los funcionarios públicos, el “clientelismo”, los puestos creados para cumplir con cuotas políticas y otros privilegios que se otorgan con dineros del pueblos, son actitudes antidemocráticas, a la par de aquellas actitudes que responden a ideales cuya finalidad tiende a convertir a algunos individuos en dueños virtuales de seres dogmatizados, lo mismo en religión que en política, en moral como en deportes.

A todo esto el ciudadano común que mira y observa, que piensa, trabaja y cumple con sus impuestos, se ha acostumbrado a tolerar pequeñas y grandes actitudes antidemocráticas, pero no puede evitar que se intensifique su descontento y clame por un cambio, cualquiera sea éste, aunque corra el riesgo de que después ya no pueda opinar, como lo hago yo, aquí y ahora.

 

 

Anuncios

, , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: