González Pecotche Demócrata y Humanista

El creador de la Logosofía visto desde el ángulo de su concepción política y humanista

Por Dardo Víctor Cabiró – Montevideo 1999

(Impreso en talleres Multicolor Limitada – Noviembre de 1999)

Palabras liminares

El propósito de este trabajo es contribuir a la difusión del Pensamiento del filósofo americano González Pecotche, referido a su concepción política y humanística.

Teníamos “in mente” un esquema previo: el de estudiar por separado la condición de demócrata y la de humanista del citado pensador. Pero al ponernos a trabajar sobre el tema, muniéndonos del material logosófico que estuvo a nuestro alcance, vimos que ambas condiciones o facetas se presentan tan estrechamente unidas en González Pecotche, que nos resultó, a nosotros, imposible disociarlas.

Sin la preparación académica ni la especialización que reputamos necesaria para abordar el tema con la debida capacidad analítica, ante un pensamiento tan profundo y diverso como el de González Pecotche, estimamos sí que nos habilita a aproximarnos a él nuestra antigua e ininterrumpida vinculación, ya que Nueva Concepción Política, su obra del año 1940, llegó a nuestras manos cuando cursábamos el bachillerato, época en la cual nos incorporamos como miembro activo de la Obra Logosófica y en la que hoy permanecemos, continuando nuestros estudios logosóficos.

Digamos también que nuestra extensa actuación en Enseñanza Secundaria como profesor de Educación Cívica, nos ayudó a poder concretar este trabajo.

CAPITULO I

Concepción de la Democracia

1.-El régimen democrático
2.- Posición ante las izquierdas y derechas.
3.-Capital Cultural y Estado.
4.- Fuerzas poderosas luchan en el ambiente mental del mundo.
5.- El rumor público: función de la prensa.

1.- El régimen democrático.

Nueva Concepción Política es la obra que, publicada en el año 1940, don Carlos B. González Pecotche dedicó a los argentinos. Su contenido trasciende las fronteras de su patria y en ella encontramos conceptos de validez universal.

“La soberanía política sólo es posible cuando está basada sobre el imperio de las leyes, el respeto a la Constitución y la armonía de los intereses del Estado con los del pueblo.”

La libertad, “que sólo es posible dentro de la estructura democrática del Estado, no debe ser confundida con la licencia y el desquicio. Se impone una democracia política con contenido económico y social, cuya verdadera esencia está en la igualdad de oportunidades y en la supresión de los predominios de grupos; pero no una democracia blanda y vacilante que tolere en su seno los gérmenes disolventes de la demagogia y de la dictadura. No. Se hace toda una necesidad el propiciar una democracia en la cual se asegure, sobre la base del sufragio universal, secreto y obligatorio, la jerarquía por una correcta selección y se apoyen gobiernos que al representar auténticamente la soberanía popular, establezcan una inquebrantable y férrea garantía de paz, orden y progreso. Una democracia que no constituya un término medio entre los extremos de derecha e izquierda, sino una estructuración institucional cuya autoridad legal emanada de la soberanía del pueblo garantice el enérgico control de las actividades de la Nación. El imperio omnímodo, indiscutible y absoluto de la ley deberá regir tanto la actividad de los pueblos como la de los gobiernos surgidos de su seno.”

“Concibo una democracia enérgica y activa, capaz de llevar a cabo, sin las demoras que tanto perjudican, verdaderas obras de progreso, que corrijan los males y errores que carcomen la esencia de las instituciones convirtiéndolas en estériles armazones que luego no sirven, como debieran, para amparar los derechos e intereses de la población.

“Concibo una democracia superior en sus destinos, que estimule y aúne el esfuerzo de los ciudadanos por obtener la más alta expresión de la nacionalidad en el conjunto de los perfiles que se destaquen en los respectivos órdenes de las actividades humanas, en contraste, precisamente, con las democracias débiles, que aíslan a los sabios, dispersan el esfuerzo individual y son indiferentes a los adelantos e iniciativas de los que trabajan y luchan confundidos entre la multitud, por más que sus figuras estén por encima de la conciencia vulgar.”

“Concibo una democracia generosa y recta, que encuadre las perspectivas ciudadanas en un área de comprensión común, reprimiendo el abuso y el egoísmo mientras propicia toda labor constructiva que tienda al bien general, en especial las que con mayor relieve señalen los rasgos más prominentes de nuestra cultura nacional, como manifestación o muestra del espíritu que encarna una naciente civilización.”

“Concibo una democracia perfeccionada, que se mantenga fiel y firme en sus principios soberanos, que elimine la corrupción y el fraude y sostenga el imperio del derecho y la justicia.”

“Y, por último, concibo una democracia fuerte, que ordene la vida de la Nación bajo sabias normas; que conciliando la libertad y el derecho con los deberes y obligaciones del ciudadano, promueva en el espíritu popular sanas reacciones que coincidan con las directivas del gobierno, de modo que cuando éste haga un llamado a la opinión, encuentre siempre en ella apoyo y aprobación unánime.” [1]

Partiendo del concepto de soberanía política, asentada sobre la base del sufragio universal, secreto y obligatorio, debe dársele un contenido económico y social. Sostiene el principio de la igualdad de oportunidades y preconiza la supresión de los predominios de grupos.

La Democracia debe ser firme sostenedora del imperio del Derecho y la Justicia, a la vez que, paralelamente, debe eliminar la corrupción y el fraude.

La Democracia no tiene porqué ser un régimen débil, indeciso, infecundo; por el contrario, tiene que constituirse en un régimen enérgico y activo.

Por otra parte, vemos que quedan contemplados los tres aspectos de la Democracia: el político, el social y el económico.

En suma: registramos que los conceptos políticos de González Pecotche, vertidos en su ya citada obra del año 1940, mantienen rigurosa actualidad.

2.- Posición ante las izquierdas y derechas.

 Al asumir la Dirección de la Revista Logosofía, en enero de 1941, González Pecotche definió su posición en estos términos:

“…la Dirección de LOGOSOFIA declara su absoluta prescindencia de toda ideología política y social, como asimismo, que no está limitada por ningún dogmatismo y que mantendrá una equidistancia inalterable de las llamadas izquierdas o derechas.

“Su posición queda así plenamente definida, pues prefiere ocupar el centro y ser consciente de hallarse en el medio regulador que gradúa el equilibrio y hace posibles las relaciones pacíficas entre los hombres.

“Sentado lo que precede, la Dirección se ve en la necesidad de destacar que lo manifestado no quiere significar que se abstendrá de exponer su pensamiento crítico sobre todo aquello que merezca de un modo o de otro, su atención, ya que sus preferencias habrán de estar siempre condicionadas al objetivo expresado, en bien y utilidad exclusiva del semejante.” [2]

La claridad de la definición política e ideológica que antecede nos exime de todo comentario.

3.- Capital Cultural y Estado

En Nueva Concepción Política, González Pecotche afirma que:

“La existencia de los capitales privados hace posible a los pueblos ser libres e independientes, y constituye la base de toda sociedad bien organizada.”

Sostiene además, que las democracias podrán “existir mientras existan como símbolos del progreso, el capital y la cultura; es decir, mientras el Estado respete el capital público y privado y facilite su libre desenvolvimiento, y en igual forma cuanto respecta a la superación de los valores humanos en la más alta expresión de una verdadera cultura integral.” [3]

Queda bien patente, nos parece, el propósito humanista en el pensamiento político de González Pecotche, lo cual se concretará particularmente en el título “La evolución consciente de la humanidad debe ser el imperativo de la hora presente” y cuando nos refiramos específicamente al concepto logosófico sobre humanismo (Capítulo VI).

4.- Fuerzas poderosas luchan en el ambiente mental del mundo.

En 1943, González Pecotche escribió sobre las causas reales y esenciales que generan corrientes mentales extremistas.

Extraemos algunos conceptos:

“No podrá haber paz y concordia mientras no se reafirme definitivamente en el espíritu de los hombres, sean del país o de la raza que fueren, el principio fundamental de la libertad individual, que hace posible el mantenimiento de la dignidad humana y permite el libre desenvolvimiento de la inteligencia para los altos fines del progreso y la evolución de los pueblos.”

Advierte que el peligro contra ese principio fundamental, “está en que los pensamientos de absolutismo se manifiesten y cobren forma en la mente de los que circunstancialmente se hallen en el poder”, sea político, económico, religioso, etc., ya que en esas posiciones circunstanciales ocupadas por el hombre, “pueden ocurrir cambios de pensamiento que decididamente alteren las perspectivas de libertad individual que hasta el momento de reproducirse tales cambios se disfrutaba” (los destacados nos pertenecen).

En otra parte del mismo artículo, se expresa: “El imperialismo, el comunismo, el nazismo, el fascismo, la democracia, el socialismo, luchan denodadamente por conquistar en el ambiente mental del orbe un puesto prominente, y si a es­tas corrientes agregamos las luchas de razas, de religiones y en menor escala los enconos y los desafíos partidistas de cada po­blación, fácilmente se comprenderá que la congestión mental es de todo punto grave y difícil de conjurar.” [4]

Sentimos que el hombre del siglo XX, que ya fenece, y con más razón del siglo XXI, con el perfeccionamiento constante de los medios de comunicación y su extensión masiva, no puede permanecer indiferente ante esa “congestión mental” a que alude González Pecotche. Es muy fácil ser atrapado por la misma.

Respecto a tan delicadas cuestiones, no podemos omitir la mención al formidable aporte de la Concepción Logosófica, cuando refiere a las defensas mentales del hombre, que enseña a instituirlas en diversos campos y que sale al encuentro del estado de desamparo mental en que pueden encontrarse los seres humanos. [5]

(En el siguiente título, hacemos referencia a los procesos formativos de la opinión pública, de tanta incidencia en el normal funcionamiento de los regímenes democrático-republicanos).

5.- El rumor público: función de la prensa.

 “La opinión pública es, fuera de toda duda, el pensamiento de más rigurosa actualidad que agita y preocupa a la mente de los que habitan un país. Pero esa opinión, antes de ser pública es privada; es el criterio que cada uno elabora en relación a su capacidad. De ahí que al volcarse en la calle se complemente con la de los demás. Estas ideas se discuten y de ellas queda luego, como resultado, el sedimento útil y constructivo de una realidad que, como necesidad, es aceptable por la mayoría. Cuando las reacciones del entendimiento son muchas, al tamizarse el elemento en discusión, la idea es expulsada con desconformidad de la mente pública, o sea de todas las que expresan tal repulsión.”

“…Acontece así que el comentario público corre de un lugar a otro como una bola de nieve, tomando cada vez mayor volumen aquello que comenzó siendo una simple opinión. La gente común va tras el relato a media voz colmo las moscas tras el azúcar, salvo una leve diferencia: en la gente la curiosidad es insaciable…”

“¿Qué fuerza, pues, puede frenar esa corriente desbordante del comentario público, que tanto daña la tranquilidad espiritual de un pueblo?”

“La prensa, y sólo la prensa, es la que puede neutralizar esa licencia callejera; la que puede poner dique a ese desborde analizando con fría serenidad el asunto que dio pie al comentario y ofreciendo al público, que sabrá así a qué atenerse, su juicio bien madurado y bajo la garantía de su seriedad.”

“Se ha dicho, y con razón, que la prensa es una de las tribunas más dignas del pensamiento humano, porque es en esa tribuna donde pueden concurrir todas las ideas para su libre discusión. Ya se ha visto cómo en aquellos países que hicieron callar esa voz de la conciencia pública, brotaron y recrudecieron los males por todas partes. Parecería como si la libertad que se privó a aquéllos, se prodigó con la mayor liberalidad a las corrupciones de pensamiento, ya que éstos, sin temor de que fueran denunciados sus vicios, hacían a su antojo cuanto puede ocurrírsele a una mente en sus vehemencias y discrecionalidad.” – Marzo 1944 [6]

González Pecotche enaltece, en varias publicaciones, la función de la prensa, en cuanto formadora de la opinión pública.

Aquella vieja definición de los sistemas democráticos como gobiernos de opinión, pone de relieve la importancia de este tema. Parece apropiado recordar que hay que observar cuidadosamente los procesos formativos de la opinión pública en general y la opinión política específicamente.

Todo se desarrolla en el plano mental y es altamente conveniente que el pueblo sepa captar el origen y la finalidad de las corrientes mentales que surcan los ambientes nacionales e internacionales. Esto resulta vital, nos parece, para la buena salud democrática de una nación.

Reiteramos nuestra alusión al conocimiento logosófico sobre las defensas mentales en el hombre, conocimiento que impide que sea absorbido por la masa “que lo aglutina en exóticas ideologías o en la dialéctica fascinante de la demagogia”.

Cabe deducir de las palabras de nuestro pensador, que la ciudadanía debe equiparse –mentalmente hablando- de modo adecuado para ser consciente de esos procesos formativos de la opinión pública.


Adelanto de los próximos capítulos a publicar.

 Capítulo II – Los totalitarismos

1.- Los extremismos mentales.
2.- Democracia y extremismo.
3.- “La bondad de un régimen se prueba por la consistencia de sus principio”.
4.- El triunfo de la Democracia.

 

Capítulo III – Las libertades

1.- Libertad y libre albedrío. El totalitarismo.
2.- “No deben cercenarse derechos que son inalienables”.
3.-  La libertad.
4.- Paz, libertad y derechos humanos.

 

Capítulo IV – Concepción de lo social-económico

1.- “El capital no existe”.
2.- “Los peligros del estatismo”.
3.- Estatismo y liberalismo económico.
4.- “El capital en formación”.
5.- “El problema social es la preocupación básica de la hora actual”.
6.- “Evolución del concepto sobre los problemas sociales”.
7.- “El problema social y sus soluciones”.
8.-  Sobre industrias y comercios de tipo medio.
9.- Las demandas sociales.
10.- Aspectos de la educación del obrero.

 

Capítulo V – El ser individual y el ser colectivo

1.- Individuo y sociedad.
2.- El proceso de la postguerra. Individualismo y colectivismo.
3.- Una síntesis armónica entre individualismo y colectivismo.

 

Capitulo VI – La concepción humanista

1.- Bases nuevas para la reconstrucción de la sociedad.
2.- “Un nuevo orden para el mundo”.
3.- “La evolución consciente de la humanidad debe ser el imperativo de la hora presente.”
4.- “La iniciativa privada. Su contribución a la prosperidad de los pueblos.”
5.- “La guerra constituye para la humanidad una gran esperanza”.
6.- “Sugestiones para la futura organización del mundo”.
7.- “Comprensión básica de los problemas humanos”.
8.- “Horas de reflexión”.
9.- “Finalización de la 2da. Guerra Mundial.
10.- “El problema básico de los pueblos”.
11.- El concepto logosófico sobre humanismo.

 


[1] Estando agotada la obra Nueva Concepción Política, nos ha parecido conveniente tomar las referencias de la Colección de la Revista Logosofía (en adelante C.R.L.) tomo IV, pág. 222 y ss., en la cual se reproducen, entre otros, los fragmentos transcritos en el texto. Esto facilitará la consulta del lector interesado.

[2] Colección de la Revista Logosofía, tomo IV, pág. 228 – Revista Logosofía Nro. 1, pág. 4

[3] De CBGP, Nueva Concepción Política, Editorial Lytton, Buenos Aires, 1940, págs. 157 y 158

[4] C.R.L. pág tomo V, pág. 79 y 81 – Revista Logosofía Nº 33 pág 19

[5] De CBGP, Curso de Iniciación Logosófica, “Pronunciamiento logosófico sobre las defensas mentales del hombre”, 2da. reimpresión, Editora Logosófica, San Pablo (R.F.B.), 1978, pág. 57 y ss.

[6] C.R.L. tomo IV, págs. 205 y 206 – Revista Logosofía N º 39 Pág. 20

Anuncios

, , , , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: