González Pecotche, demócrata y humanista – Capitulo III: Las Libertades

El creador de la Logosofía visto desde el ángulo de su concepción política y humanista.
Por Dardo Víctor Cabiró – Montevideo 1999

Capítulo III – Las libertades

Índice
1.- Libertad y libre albedrío. El totalitarismo.
2.- “No deben cercenarse derechos que son inalienables”.
3.-  La libertad.
4.- Paz, libertad y derechos humanos.

 

1.- Libertad y libre albedrío. El totalitarismo.

Comenzaremos esta parte, citando el discernimiento entre libertad y libre albedrío, que hace el autor que venimos estudiando.

En el concepto logosófico: “La libertad se diferencia del libre albedrío, en que mientras la primera tiene su expresión en lo externo, el último la tiene en lo interno.”

Afirma que la libertad de cultos, de palabra, de comercio, como la de carácter político, social o económico, constituyen un requerimiento necesario para “la convivencia humana y, a la vez, imprescindible para que las facultades del individuo encuentren campo más propicio para su desarrollo y cometido.”

En los regímenes totalitarios que asolaron Europa, los pueblos no gozaron ni de libertad ni de libre albedrío, desde que éste fue eclipsado y aún anulado, ya que desde la infancia se les privó “de promover el libre juego de las funciones que atañen a su inteligencia, … sobreviniendo en consecuencia… el atrofiamiento de sus facultades y el debilitamiento de la razón hasta anularla.” [1]

 

2.- No deben cercenarse derechos que son inalienables.

 “El derecho a pensar con libertad –escribía el Maestro González Pecotche en mayo de 1942- es tan necesario al hom­bre como el derecho a vivir. Vivir sin pensar es convertirse en un autómata, o más claro aún, no es vivir. La diferencia entre el  hombre y el animal radica fundamentalmente en el pensamiento; si éste no puede cultivarse, el hombre se irá asimilando a un es­tado salvaje o animal. Ello significaría su muerte como entidad racional, civil y social; y anularía todas sus posibilidades de mejoramiento o evolución. En efecto, quien no puede expresar con libertad su pensamiento, no puede sentir la vida en su ver­dadero carácter y esencia.”

“La libertad de  pensar no significa en  manera  alguna que la sociedad autorice la licencia, el abuso o las extralimitaciones de cualquier género. La órbita del derecho está perfectamente  diseñada en todas las legislaciones y quien salga de ella caerá de inmediato bajo alguna disposición penal: El ejercicio de una facultad nada tiene que ver con el buen o mal uso que de esta  se haga; a nadie se le ocurrirá prohibir la circulación del dinero por el  hecho de que haya ladrones y falsificadores, o del vino, por haber borrachos. [2]

Los conceptos que venimos de ver, nos sugieren que la libertad debe ser enseñada a través de una pedagogía no dogmática y debidamente sopesada por principios morales (lo es también la libertad), como la responsabilidad. De esta manera, nos parece, se neutraliza la demagogia y la licencia.

Cabe concluir, entonces, que debe respetarse el libre albedrío del educando y crear un ámbito de libertad necesario para el desarrollo intelectual del hombre del futuro.

3.- La libertad.

Refiriéndose al dilema planteado a la humanidad por la Segunda Guerra Mundial, en la cual el triunfo de un bando supondría el triunfo definitivo de la fuerza, y el del otro, la victoria del derecho sobre la fuerza, González Pecotche escribió lo siguiente (año 1943): “La libertad individual, inspirada en las profundidades de la conciencia, permite al hombre ser útil a sus semejantes, a la sociedad y a todo el mundo, desde que buscando la superación por el esfuerzo, y la capacitación mental por el ejercicio de la inteligencia, encuentra dentro de sí, en la intimidad de su corazón y en la potencia de su pensamiento, inestimables recursos que le permiten poner de manifiesto, en provecho de los demás, el fruto de sus estudios, de sus meditaciones, que siempre, en
todas las épocas, ha servido como punto de referencia, muchas veces de incalculable utilidad, tanto a los hombres de Estado para la dirección de los negocios de su país, como a los que tienen a su cargo el estudio y sanción de las leyes que hacen posible el mantenimiento de la estructura política en sus formas respectivas de gobierno, y de la social en sus múltiples aspectos.”

El extenso artículo, a lo largo del cual se siembran otros hermosos conceptos sobre la libertad, finaliza así: “Lo que ha dañado a la libertad o, mejor aún, al concepto de libertad -bueno es reconocerlo y declararlo-, es la licencia y el desquiciamiento y derroche de las prerrogativas que confiere la libertad. Esto es lo que debe frenarse volviendo por los fueros del orden y de la limpieza moral, pero sin perjudicar los nobles fines de la libertad, en su más pura y diáfana expresión de plenitud.” [3]

 

4.- Paz, libertad y derechos humanos.

Sostiene González Pecotche que no es posible concebir separación alguna entre estas tres palabras: “…El hombre vive en paz consigo mismo y con sus semejantes, sólo cuando es libre y disfruta del pleno goce de sus derechos; o sea, cuando siente la plenitud de esos derechos conformados a sus deberes de ser racional y humano.”

Más adelante agrega: “Las leyes constituyen, pues, los fuertes puntales que aseguran la solidez de la paz en la sociedad humana. Cuando ellas se suplen por la arbitrariedad y se desconocen los derechos de los hombres, se corre el riesgo de caer en la anarquía y en el caos social. [4]

Poco tienen que hacer nuestros comentarios, ante un pensamiento que se manifiesta de modo tan diáfano y preciso, como lo es el de González Pecotche.

No obstante, quisiéramos hacer hincapié en los métodos pedagógicos del totalitarismo, cuya aplicación constituyó, nos parece, un verdadero crimen contra la humanidad.

Hubo una inculcación despiadada y sin limitaciones de las consignas políticas del régimen; no hubo el mínimo respeto al libre albedrío del niño y del joven. Puede decirse que se organizó la sugestión, a través de la palabra (el discurso único), la música (himnos y canciones cautivantes) y todo un aparato propagandístico, lo cual ya comenzaba en el aula escolar.

 

Como sabemos, los métodos pedagógicos de índole dogmática coartan la libre expresión del propio pensar y sentir; el hombre es desconocido en su intrínseca condición de ser libre e independiente; se lo sojuzga mental y moralmente.

La raíz humanista del Pensamiento de González Pecotche, asoma claramente al referirse a estos aspectos relacionados con la educación de los niños, adolescentes y jóvenes.

Hemos seleccionado solamente tres fragmentos, siendo que al respecto la literatura logosófica es abundante. “Durante ese período la mente es el campo virgen y fértil donde germina y desarrolla rápidamente cualquier idea o pensamiento. Si éstos tienden al bien, la vida se tornará útil y benigna; si tienden al mal, la vida se tornará sombría y estéril.”

 

“La juventud requiere ser orientada; sólo así no habrán de malograrse los esfuerzos y la inteligencia de los que mañana, a su vez, deberán preparar a las generaciones que les sucedan.”

“El fomento del estudio en todas sus formas, de las actividades sanas, del culto al saber, a la humanidad, a la familia y, muy particularmente, del culto al respeto que el individuo se debe a sí mismo, a lo que es suyo, y al respeto que debe a los demás y a la pertenencia ajena, es lo fundamental para que tal orientación cumpla su gran objetivo, cual es el de formar en la juventud la conciencia cabal de su responsabilidad frente a la vida, a sus semejantes y al mundo.” [5]

En suma: digamos que nuestro filósofo defiende la libertad desde la cuna, a la que no desliga de la responsabilidad.

 

Se nos dirá que esta referencia al método pedagógico de los totalitarismos, tendría su mejor ubicación en el capítulo anterior. Es posible, pero como la comprensión de la libertad, de sus valores intrínsecos y de sus consecuencias políticas, sociales y culturales es, en el fondo, un problema de educación, nos pareció adecuada la ubicación de este fundamental aspecto, en este capítulo sobre la libertad.

 

 


[1] C.R.L. tomo II, págs. 7 y 8.

[2] Revista Logosofía Nº 17 (mayo de 1942)

 

[3] Revista Logosofía Nº 28 (abril de 1943)

[4] Revista Logosofía N° 55 (julio de 1945)

[5] Revista Logosofía N° 58 (C.R.L. tomo I, pág. 177) (octubre de 1945)

Anuncios

, , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: