Opiniones de destacados intelectuales sobre “INTRODUCCIÓN AL CONOCIMIENTO LOGOSÓFICO”

Las mismas figuran en la parte inicial de la segunda edición ampliada impresa en 1967 en Buenos Aires, República Argentina

ALGUNAS OPINIONES DE DESTACADOS INTELECTUALES DEL PAÍS y EXTRANJERO VERTIDAS EN OCASIÓN DE LA APARICIÓN DE “INTRODUCCIÓN Al CONOCIMIENTO LOGOSÓFICO”

 

Buenos Aires, 19 de julio de 1951

Le agradezco inmensamente el gentil envío de su obra Introducción al conocimiento logosófico. Me apresuro a felicitarlos por tan notable trabajo. He comenzado a leerlo con sumo interés y estoy avanzando en su lectura lleno de entusiasmo. Es usted claro, preciso, directo. Lo felicito también por esta manera de llegar al entendimiento y al corazón de los lectores.

ENRIQUE DE GANDÍA.

 

Río de Janeiro, 3 de junio de 1951

Compláceme decirle que Introducción al Conocimiento Logosófico es obra notable. A medida que voy embebiéndome en la lectura de su bello trabajo, va enraizándose en mi espíritu la grandeza y profundidad de los conocimientos de su autor, verdadero maestro de este asunto, al mismo tiempo que recibo una lección nueva, acompañada de amplias enseñanzas. Su lectura me afirma en la convicción de que el cerebro que lo concibió y la mano ágil que lo trazó pertenecen a uno de los más notables intelectuales de Sudamérica, de cuya mente opulenta, los pensamientos salen a través de una palabra fluente que deja en el espíritu de quienes lo leen la huella de una oratoria de amplios recursos y macizas ideas.

ANTONIO ALVES DE CERQUEIRA

 

 

Buenos Ares, 18 de julio de 1951

Me complazco en informarle, al agradecerle cordialmente el volumen remitido, que seguiré con detención el pensamiento del autor, eminentemente constructivo y en función de un sacerdocio moral muy plausible cuando insiste en la obligación del hombre de continuar con firmeza por la recta senda y en una continuada superación, para que adquiera realidad la vieja sentencia de su parte divina hecha a Su Imagen y Semejanza.

PEDRO BELOU

 

Montevideo, 20 de agosto de 1951

Mucho es lo que he meditado sobre la lectura de su libro y , más genéricamente, sobre el problema de la verdad. Porque ante el dilema que plantea el “homo mensura” de Protágoras, en oposición a la verdad única y objetiva, el hombre sólo puede hacer una cosa: pensar. Pensar sin prisa para llegar a una verdad definitiva, porque en la prisa habitan de antemano todos los errores posibles; y porque al arte de pensar hay que darle categoría de fin, y no de camino hacia una meta problemática e incierta.

Su obra es un convincente alegato en favor del pensamiento, complemento insustituible de equilibrio interior y de convivencia.

EDUARDO COUTURE

 

Buenos Aires,, 25 de mayo de 1951

He recibido su libro Introducción al conocimiento logosófico, que estoy leyendo con gran interés y especial atención porque veo que se trata de conceptos originales y humanos, expresados con claridad y síntesis, dos grandes virtudes que venero.

PEDRO MIGUEL OBLIGADO

 

Buenos Aires 1º de junio de 1951

El envío de su obra me da la oportunidad de conocer su doctrina ya ordenadamente. Todos dirán sin duda conmigo, que es cosa de celebrar que la ocasión sea venida, con la publicación de su obra, de entrar en relación directa con sus ideas, desde hace años tan difundidas y comentadas por sus amigos y admiradores.

ARTURO CAPDEVILA

 

Buenos Aires, 29 de julio de 1951

El Decano de la Facultad de Filosofía saluda muy atentamente al publicista Sr. Carlos B. González Pecotche, y se complace en expresarle con su sentida gratitud, que recibió la obra que le anunciara: Introducción al conocimiento logosófico. Puede asegurarle que la leerá con sumo interés y que colocará después el libro en la Biblioteca de la Institución para que la juventud estudiosa que frecuenta sus aulas pueda enterarse de su contenido.

JUAN VICENTE RAMÍREZ

 

Panamá, 23 de noviembre de 1951

He leído Introducción al conocimiento logosófico con especial interés y puedo manifestarle que se trata de una obra de gran utilidad para quien anhela superarse espiritualmente e investigar dónde está la verdad de las cosas. Me he convencido de que este manual prepara la mente para la adquisición de los conocimientos necesarios, lleva gratas emociones al alma y enseña a dignificar la vida.

CELIA DE AROSEMENA

 

Buenos Aires, 2 de agosto de 1951

No le sorprenderá seguramente que haya demorado esta respuesta, porque he debido leer su obra despacio, dado su fondo filosófico y su mucha sustancia. Más de un motivo ha de tener su autor de sentirse satisfecho por la realización de obra semejante, tan generosa y de efectiva cultura.

MARIANO DE VEDIA Y MITRE

Anuncios

, , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: