Entradas etiquetadas como cultura

Sugerencias sobre la preparación mental y espiritual de la mujer

Por Carlos Bernardo González Pecotche, Revista Logosofía Nº 3 (marzo de 1941)

Uno de los problemas que a veces suele recrudecer en el alma de la mujer es aquel que entraña al de su complejo humano, por ser el que más incapaz se siente para resolver con felicidad.

Su figura es en la mayoría una obsesión permanente. Lucha por mostrarse bonita, atractiva, de porte distinguido y ademanes cultos o, mejor aún, graciosos. Y no hay dudo que muchas lo obtienen, y con facilidad. El conjunto de su persona aparece así atrayente, vistoso, y de seguro que ejerce una influencia considerable al primer golpe de vista del sexo contrario, pues es inobjetable que hacia él es a quien va dirigido el hechizo.

Sin embargo, en su afán de embellecerse físicamente, la mujer ha descuidado en grado extremo la belleza de su fisonomía moral y psicológica. Muchas, sin darse cuenta de la gran importancia que revisten las características superiores –por cierto tan sublimes que imprimen en el rostro “el inconfundible rasgo. de la cultura en su más exquisita manifestación–, se afligen de sus fracasos y no atinan a comprender a qué obedece su infelicidad.

Una flor puede ser muy vistosa hasta admirada en el conjunto de un ramo de flores, pero si no tiene perfume, al contemplarla sola, la ilusión de su belleza se esfumará tan pronto se manifieste como algo sin alma, como una cosa inerte, incapaz de comunicarnos las delicias de su intimidad, la fragancia de su espíritu, que tan grato resulta al alma que lo aspira.

Un pájaro de precioso colorido, que no cante, podrá provocar también admiración, mas ello será mientras le tengamos ante nuestra vista y cesará conforme se aleje. ¡Cuánto más extasía el espíritu el pájaro que deja escuchar sus maravillosos trinos! Aunque no le veamos, aunque el colorido de su plumaje sea el menos vistoso, nos atraerá, y su canto nos deleitará hasta el punto de anhelar tenerlo siempre con nosotros.

La mujer cuyo espíritu carece de cultivo, de ilustración, puede resultar tan insulsa como la flor puramente vistosa pero si se esmera en pulir sus modales más que sus uñas, si advierte que la bondad y la alegría deben formar parte inherente de su naturaleza femenina y se aplica en hacer desaparecer los defectos de su carácter al tiempo que hace desaparecer las impurezas de su rostro, encontrará que su vida florecerá llena de esperanzas y se convertirá, por sus encantos, en la flor predilecta del espíritu.

La Logosofía encara el problema de la mujer, en su fondo, comenzando por interesar vivamente su pensamiento y haciendo que la naturaleza femenina experimente los beneficios de un encanto superior, cual es el de la gracia del espíritu por el cultivo de las facultades mentales. Ello no requiere grandes esfuerzos ni agitados o pesados estudios.

No bastan solamente, los arreglos externos para realzar la figura humana por encima de la vulgaridad, pues en el trato con los demás aparecen con frecuencia las deficiencias propias de un estado semejante, y cuánto se anhela en esos momentos poseer lo que reclama a gritos el pudor interno. Una mujer discreta, gentil y culta es agradable siempre dondequiera se halle. Los atractivos del alma suelen ser mucho más poderosos que los del físico.

La mujer debe ser fina en sus modales, y en su lenguaje. Todo gesto, expresión o actitud que atente contra su feminidad, la afea y llega hasta convertirla en un ser que inspira rechazo.

Para adquirir las bellas cualidades que tanto adornan su carácter es necesario que la mujer se disponga a ello con especial dedicación. Aprendiendo a conocer de qué modo los pensamientos actúan e influencian la vida, buscará la compañía de aquellos que eleven su espíritu y contribuyan, por un lado a dar brillo a su figura de mujer superior en el medio ambiente en que actúe, y por otro, a que su alma disfrute de las innumerables prerrogativas que abre el conocimiento a las posibilidades de vivir una vida más amplia y más llena de atracciones que la vulgar, por contener ella una variedad tan incontable de motivos que no sólo despiertan al ser interno en un nuevo mundo, si no que lo extasían ante la grandeza de esa parte de la creación que permanece ignorada para los que no saben que existe ni se aprestan a obtener los medios para conocerla.

El cultivo mental debe constituir, pues, para la mujer, una necesidad intensa como la que siente para embellecer su persona.

Pero esto no es todo. Bien puede presumiese que los beneficios que reporta a la mujer una preparación de esta índole son incalculables. Muy diferente es la posición espiritual de la que se sabe con aptitudes para enfrentar la vida, a la de aquella que no las posee. ¿Y quiénes si no los propios hijos habrán de recordar con gratitud esa gracia, poco menos que sublime, que una madre inteligente y culta derrama sobre el alma de los mismos? ¿qué premio más grande puede haber para sus sacrificios que aquel que su nombre, símbolo de ejemplo, sea bendecido y venerado por todos? Mujeres así son las que forjan el ideal de las generaciones.

, ,

Deja un comentario

Los resabios de la filosofía Yoga y consecuencias de sus prácticas -Parte I-

La concentración mental base del Yoga. Nuestro concepto sobre concentración mental. Diferencia fundamental entre las pretendidas prácticas yogues y mentalistas y la concepción logosófica sobre la función verdadera del pensamiento en la concentración mental.

Por Carlos Bernardo González Pecotche.

De su libro Biognosis (1940, capítulo V)

… Urge hacer una revisión de algunas popularizadas ideologías sobre mejoramiento espiritual, cuya boga ha continuado, a pesar del reiterado fracaso que sus métodos arrojaron en la práctica. Se diría que la esperanza humana sigue inconscientemente aferrada a ese débil y adulterado reflejo de las verdades de otro tiempo, no obstante los severos contrastes con que la realidad le advierte que debe dirigirse a mejores fuentes de saber.

Consideremos, por ejemplo, la doctrina del Yoga, cuyas exposiciones, comentarios y derivados ocupan tanto lugar en las bibliotecas modernas, y que no hace mucho merecieron una apología de Romain Rolland. Se entenderá que nos referimos al yoga o a cualquiera de sus derivaciones mentalistas, en la forma que circulan actualmente. Lejos estamos de aludir a la vieja disciplina, tal cual floreció en la India unos cuarenta siglos atrás, pues de, ese monumento sólo quedan ruinas y recuerdos; así lo reconoce el más renombrado de sus expositores modernos, Swami Vivekananda, cuando nos dice: “En la India, debido a diversas causas, el Raja-Yoga cayó en manos de personas que perdieron el noventa por ciento de este conocimiento y del resto que les quedó trataron de hacer un gran secreto”. Y más adelante añade: “… y es un hecho sorprendente que cuanto más moderno es el comentarista que de ella se ocupa, tanto más equivocadamente la interpreta”.

Cuanto se diga de la historia del Yoga, de la vida de sus primitivos expositores, de las épocas en que surgió, etc., será indudablemente, muy interesante y podrá dar lugar a que se escriban páginas brillantes. Pero, en lo que al conocimiento de sí mismo se refiere, la utilidad de esas páginas ya es harina de otro costal. La humanidad de hoy exige métodos preciosos. y científicos, de base homogénea y de absoluta certeza y seguridad en sus resultados, que es inútil pedirlos a una filosofía que data de hace más de treinta siglos, escrita en idiomas que cuanto más se conocen, más enseñan a desconfiar de traducciones e interpretaciones.

Los actuales tratados de yoga comienzan, generalmente, por indicar al estudiante ejercicios de concentración y vacío mental, laxaciones musculares, hábitos de aislamiento, meditaciones y repetición memórica de fórmulas  destinadas al logro de esta o aquella cualidad.

Por ejemplo: Ramacharaka aconseja, desde la primera lección, afirmar: “Yo soy el dueño de mi mente”; esto es afirmar una mentira, como si con la sola repetición de una frase pudiera lograrse el objetivo perseguido.

Para que el hombre llegue a ser dueño de su mente es menester que comprenda a fondo su naturaleza ; que se compenetre bien de sus modalidades; que conozca las actividades de los pensamientos, etc., etc. La fórmula que indica Ramacharaka – al igual que tantas otras que pueden encontrarse en libros análogos – no es más que un automatismo inconsciente por repetición de palabras o de gestos, sin ningún resultado práctico. Lo mismo valdría que el estudiante repitiese “yo soy el dueño de mi estómago” o “yo soy el dueño de mi nariz”. ¿Qué resultados podrían aguardarse de ello? Si le sobreviniese un estornudó, por ejemplo, por más dueño de su nariz que repita ser, tendrá que estornudar.

También recomienda el citado autor: “Haced que vuestra imaginación os vea a vosotros mismos como poseedores de una cualidad mental y como llevándola a cabo. Empleadla en vuestra imaginación una y otra vez tan a menudo como sea posible. .. “.

Ramacharaka cree que con tales ejercicios se desarrolla la cualidad imaginada. Pero no hay tal cosa, y es inadmisible la ingenuidad que presupone ese fantaseo autosugestivo.

El único resultado que puede brindar la repetición de semejantes fórmulas es la  hipertrofia de la imaginación, ya que es la única cualidad que actúa en el caso; por ejemplo, si una persona se pone a imaginar que posee la firmeza, no está cultivando la firmeza, sino la imaginación.

La realidad se ha encargado de demostrar esto a muchos ilusos, cuando al cabo de unos  meses de práctica sobre la voluntad, la energía o la memoria, tuvieron que recurrir a alguna de ellas y se encontraron con que habían acumulado un capital quimérico, que se evaporaba al contacto más leve con las asperezas de la vida corriente.

Prosiguiendo el análisis de esta clase de libros, encontramos igualmente tal ausencia del sentido de la realidad y tal abundancia de puerilidades, que no parece sino que los autores se hubieran propuesto convertir al hombre en un Tartarín frente a sí mismo. Tanto lo inducen a repetir e imaginar que es el dueño de su mente y de su destino; que es el centro en torno al cual gira el mundo, etc., etc., que hasta llegan a sugestionarle y hacerle creer que está en posesión de una cuantiosa fortuna espiritual representada por fuerzas, poderes y conocimientos de toda índole. La historia nos muestra  muchos antecedentes de esta viciosa inclinación de la naturaleza humana a la fantasía. Dícese que él rey Jorge IV, a fuerza de repetir a los demás que había asistido a la batalla de Walterloo, terminó por creerlo él mismo.

Quien se propone realizar el “Nosce te ipsum” debe estar muy en guardia contra los  extravíos de la imaginación. Es, precisamente, el excesivo y defectuoso desarrollo de esta facultad uno de los más serios adversarios con que se encuentra el hombre moderno que se propone superar su condición espiritual.

Ninguno de los sistemas yoguis contiene una palabra de advertencia al respecto; muy al contrario, aconsejan exacerbar la fantasía y desenfrenar totalmente la imaginación, haciendo que el hombre sueñe estar en posesión de toda clase de facultades superiores, día tras día y en forma rutinaria. Este parece ser el único “método de mejoramiento espiritual que recomiendan, pues según ellos, el medio más eficaz de adquirir cualidades superiores es imaginando uno poseerlas.

Ahora bien; es casi imposible determinar los absurdos a que puede llegar un hombre abandonado a sí mismo, sin más guía que la de esos consejos rudimentarios e indicaciones vagas, y sin el auxilio de otra facultad que la imaginación, de la que tanto debería prevenirse. No obstante, puede señalarse como norma general, que la insistencia en tales ejercicios conduce al desequilibrio, al hastío o a estados agudos de sobreexcitación psíquica y nerviosa. Lo único que puede obtener el hombre de las “concentraciones del pensamiento” que se le indican como llave de todo conocimiento, es un dolor de cabeza después de cada sesión o bien, quedarse profundamente dormido en el curso de la misma.

Nadie hasta aquí ha denunciado la verdad sobre esos resultados, obedeciendo ello, sin duda, más que nada a ese temor al ridículo que experimentan quienes practicando el yoga se han vuelto insensatos hasta el punto de afirmar que han logrado realizar lo que en semejante forma es completamente inalcanzable. La Logosofía pone al descubierto tales errores y absurdos, basada no sólo en razones de lógica esencial, sino en la observación directa de múltiples casos que por ser públicos y notorios, nos eximimos de comentar.

El lector que tal vez no ha tenido oportunidad de presenciar estos casos y que muy posiblemente sólo haya escuchado alabanzas respecto al yoga, ¿duda de la seriedad de esta afirmación? Perfectamente. He aquí, entonces, algunos trozos de la ya citada obra de Vivekananda que evidencian sin réplica a qué extremos puede llegar la persona mejor intencionada, por medio de estos equivocados manejos mentales:

“Si concentráis vuestro pensamiento sobre la punta de la nariz, dentro de algunos días principiaréis a sentir las más exquisitas fragancias”

“Aquellos que practican asidua y constantemente observarán muchos otros signos. Algunas veces percibirán sonidos a manera de un repique de campanas oídas a distancia, que a su oído parecerán como un sonido continuo. Otras veces verán diminutos puntos de luz que flotan y cada vez se hacen mayores. Cuando esto suceda, tened por seguro que estáis progresando rápidamente…” (pág., 104)

Es evidente que para estos consejos habría que añadir algunos artículos al código Penal. Inducir a tales desatinos y todavía afirmar que esos síntomas de debilitamiento nervioso son señales de progreso, es un crimen de lesa humanidad; un atentado contra la sabiduría de ayer y de hoy, cuyos verdaderos representantes jamás aconsejaron semejantes locuras.

He aquí otra prueba que figura un poco más adelante: “observaréis que al principio las cosas más tenues os desequilibran. Una pequeña cantidad de alimento de más o de menos llevará la perturbación a todo el sistema hasta tanto que logréis un perfecto dominio, en cuyo caso podréis comer lo que os plazca. Cuando principiéis a concentraros, notaréis que la caída de un alfiler os hará el efecto de un trueno que hubiese pasado a través de vuestro cerebro” (pág., 105).

Tales son, indudablemente, los síntomas del estado de sobreexcitación que enunciáramos. Confundirlos con los del mejoramiento espiritual es tomar la enfermedad por salud y el debilitamiento por vigor. ¿A dónde conduciría un médico que padeciese análogos errores?

(continuará)

, , , , , , ,

Deja un comentario

Concepto sobre el perdón o acto de perdonar

Por Carlos Bernardo González Pecotche

De su libro “Diálogos”, (1952, Diálogo No. XXXVI, pág 144)

FAUSTINO —Días pasados comentábamos, entre varios condiscípulos, la eficacia o la ineficacia de la aplicación de ciertas prácticas y principios sustentados por algunas religiones, teniendo presente, desde luego, algunas enseñanzas logosóficas que difieren de las interpretaciones conocidas. Tal, por ejemplo, lo referente al perdón o acto de perdonar.

Por mi parte, siempre he considerado humano el perdonar las faltas de los demás, aún cuando en mi caso en particular —y creo que en muchos ocurre lo mismo— me ha sido difícil hacerlo al instante; antes bien, después de un tiempo, y, según los casos, he perdonado o no. En cambio, me resulta incomprensible el perdón que las religiones otorgan a sus fieles por el mero hecho de confesarse, o por destinarse un día del año al perdón de las faltas mútuas entre semejantes. Tal vez exista en ello algo enigmático, ajeno totalmente a mi conocimiento. Será de gran valor para mí escuchar al respecto vuestra autorizada palabra, profunda y convincente siempre.

PRECEPTOR —Este asunto del perdón es algo muy delicado, que merece, dada su índole y por el hecho de ofrecer aspectos tan variados como singulares, tratarse con la extensión debida.

Como fórmula moral es admirable, pero no siempre cumple su primordial objeto. Ahora bien; prescindiendo de todo otro concepto, la Sabiduría Logosófica concibe el perdón como una virtud de espíritu universal que se extiende por todos los ámbitos de la Creación y cuyos beneficios alcanzan a la criatura humana mientras no abuse de tan preciada prerrogativa.

Así, pues, en tanto vive el hombre en la ignorancia, ajeno por completo al mecanismo universal que gobierna y regula por medio de sus leyes los movimientos y actividades de la existencia animada, comete errores y faltas de toda especie. En su inmensa mayoría, dichos errores y faltas son reparables, pero las sanciones que salen de la órbita jurídica de las relaciones humanas rara vez tienen inmediata aplicación; de ello se encarga luego la adversidad haciéndole sufrir las consecuencias.

No obstante, las leyes supremas son justas y magnánimas, y a la vez estrictas. Conceden al hombre el tiempo necesario para reparar sus faltas, primero mediante el reconocimiento de las mismas y después mediante el esfuerzo tenaz para enmendarlas íntegramente. Realizado esto, el perdón surge de la propia conciencia individual, al quedar reparados la falta o el error. Si tales hechos hubiesen afectado a sus semejantes, esa conducta asimismo lo rehabilitaría.

FAUSTINO —Es la vuestra una originalísima concepción que supera en alto grado los antiguos conceptos. Pero aún me resta una duda: los seres afectados por los errores o faltas de un semejante, ¿no deben, acaso, perdonarlo para que aquél pueda quedar absuelto?

PRECEPTOR —He ahí, precisamente, un hecho cuya frecuencia hace necesaria su aclaración. Él perdón que comúnmente otorga el ofendido, o simplemente afectado, es siempre ostentoso, haciéndolo sentir, por lo general, en forma harto deslucida. Ese perdón, concedido desde la altura ilusoria en que éste se ubica, constituye para el perdonado un verdadero, agravio.

Entre seres evolucionados, el perdón de las faltas y errores ajenos es una virtud consubstancial con el propio espíritu, justo y magnánimo, y, sin necesidad de manifestarlo en gesto externo, se lo evidencia por el olvido del daño que, a juicio de quien perdona, le hubo ocasionado un semejante.

FAUSTINO —Pero si quien incurriera en un desliz no se enmienda luego ni reconoce sus faltas o errores, ¿qué proceder cabría?

PRECEPTOR —Conviene agotar siempre todo recurso noble para que el ofensor comprenda finalmente su equivocación; si nada diera resultado, siempre queda el retiro discreto de la amistad.

Jamás deberá privarse, a quien ha incurrido en falta, de la oportunidad de subsanarla corrigiendo su equivocada actuación. Pero si no se enmienda, cuenta de él será afrontar las consecuencias, que han de comenzar por su desconcepto.

FAUSTINO —Me interesa conocer cuáles son esos recursos nobles que habéis mencionado, de los cuales se puede echar mano en tales casos.

PRECEPTOR —La paciencia y la tolerancia que exige todo comportamiento elevado, en primer lugar. En segundo término, el llamado de atención, sin alterar la serenidad que requieren esas circunstancias ni mostrar las violencias de las reacciones que hubieran podido experimentarse.

FAUSTINO —Resumiendo, ¿podríais señalarme, entonces, el verdadero alcance del perdón?

PRECEPTOR —Claramente se desprende de cuanto os he expresado que el verdadero perdón, el que redime, surge de la conciencia individual al enmendarse quien ha incurrido en falta o en error.

Es ese el perdón grato a los ojos de Dios, por ser el más fecundo. También lo es el que se evidencia por el olvido o atenuación que discretamente se hace de una falta; no así el que se pronuncia de labios afuera, porque revela incomprensión y aún hipocresía, pues generalmente está subordinado al sometimiento humilde del perdonado que lo acepta.

, , , , ,

Deja un comentario

Folleto de presentación del Primer Congreso Internacional de Logosofía

Montevideo . Uruguay. – Noviembre de 1960

Índice

  1. SEMBLANZA de don Carlos B. González Pecotche, Creador de la, Logosofía y Director General de la Fundación
  2. MOTIVOS FUNDAMENTALES de esta Magna Asamblea
  3. OBJETIVOS del Primer Congreso Internacional de Logosofía
  4. TEMARIO
  5. REGLAMENTO del Primer Congreso Internacional de Logosofía
  6. SINOPSIS de la República 0riental del Uruguay

– – – – –

1.- Semblanza del creador de la Logosofía y Director General de la Fundación Logosófica

Don Carlos bernardo González Pecotche (Raumsol), ha consagrado su vida a la obra, fecunda que realiza en pro de la superación humana. Creó una ciencia, la Logosofía, e instituyó un método único en su género. Nació en Buenos Aires, el 11 de Agosto de 1901. Su espíritu no tardó en manifestarse como una realidad hasta aquí desconocida. La lucidez de su inteligencia abarcó de inmediato los grandes problemas humanos que encaró desde su juventud con la maestría que siempre caracterizó su excepcional técnica pedagógica.

La rutina de los conocimientos y sistemas usados para la formación de la cultura, inclusive los procedimientos adoptados en la docencia corriente, dieron pie para que expusiera en innumerables clases y conferencias, su singular método, haciendo que su enseñanza se conectara a lo interno de cada ser, cualquiera fuere su edad.

Sus concepciones sobre el hombre, la vida humana, el universo y sus leyes, le colocan en el rango de los grandes precursores de la humanidad. Los discípulos, adherentes, simpatizantes de su Obra, se cuentan por millares y la enseñanza logosófica se extiende hoy por todos los ámbitos del mundo.

Fundó en el año 1930 la primitiva Escuela de Logosofía en la Argentina. En Buenos Aires, lugar de su residencia, donde la Fundación Logosófica tiene su Sede Central, es un constante ir y venir de personas que de todas partes le consultan, para obtener los preciados conocimientos que brinda con ilimitada generosidad, satisfaciendo las ansias de saber y calmando las inquietudes espirituales de todos los que aspiran a elevarse por encima de la mediocridad común.

Paralelamente a esa labor directa sobre sus discípulos, dirige el movimiento logosófico, que año tras año viene cobrando mayor impulso, contando en la actualidad con importantes centros de cultura en los que se practica y difunde la nueva ciencia. Pone de esta manera, al alcance del hombre moderno, un instrumento extraordinariamente efectivo para alcanzar el conocimiento de sí mismo y penetrar paulatinamente, en los hondos arcanos de la vida humana y universal.

La primitiva Escuela se transformó al poco tiempo en la actual Fundación Logosófica, institución de gran volumen en la actualidad en Argentina, Brasil y Uruguay. En otros países, como Perú, El Salvador, Ecuador, Venezuela y Filipinas, se están formando núcleos de simpatizantes que siguen con vivo interés el desarrollo del movimiento logosófico.

También en los Estados Unidos se están constituyendo núcleos de personas que en un futuro próximo formarán parte activa del Movimiento con miras a extenderlo en ese gran país.

Al cumplirse treinta años de su “Escuela de Logosofía”, su Obra alcanza la culminación de un Primer Congreso Internacional, en el que se planificará la acción futura del Movimiento Logosófico y se expondrán los testimonios vivos de los cultores de esta nueva ciencia.

2.- Motivos fundamentales de esta Magna Asamblea

La Fundación Logosófica en Pro de la Superación Humana, reúne en Magna Asamblea a los más destacados cultores de la Logosofía, al cumplirse treinta años de intensa labor científica y humanística, llevada a cabo sin tregua con los más excelentes resultados.

Los debates libres, los intercambios sobre vivencias y resultados de la observación en la aplicación del método logosófico, y las proposiciones o recomendaciones que emanen de este Congreso, recibirán amplia difusión mundial. Se hará conocer así, la moderna concepción logosófica para orientar el esfuerzo del hombre contemporáneo, ya sea en el desarrollo pleno de sus facultades, ya en sus luchas contra la adversidad o en la búsqueda de soluciones que resolverán sus problemas y los de la humanidad, por lógica derivación.

Una nueva educación adviene con la evolución consciente que preconiza la Logosofía; su método para realizar el proceso de emancipación moral y espiritual del ser humano, restablece la confianza más absoluta en las nobles reservas de la sensibilidad y capacita a cada hombre para forjar un destino que le pertenecerá por derecho propio y en el cual habrán de converger las aspiraciones más lúcidas de su entendimiento y su sentir.

El Primer Congreso Internacional de Logosofía hará llegar a todos los hombres y pueblos libres de la tierra, su dinámico y cálido mensaje de absoluta confianza en las posibilidades humanas de realización, posibilidades que impulsadas y vivificadas por el conocimiento trascendente que surge de las concepciones logosóficas, les permitirán plasmar en realidades inconmovibles los ideales, aspiraciones y anhelos que han abrigado durante siglos.

Hace ya treinta años, el 11 de agosto de 1930, fue creada la Fundación Logosófica en Pro de la Superación Humana. Desde entonces se constituyó en fuente inagotable de difusión del pensamiento que anima esta nueva concepción del hombre y del universo, basada en verdades y principios altamente constructivos, dados a conocer por el creador de la Logosofía.

Hoy, la Fundación Logosófica mantiene un permanente contacto con los centros de estudios y con las personas que, en diversas partes del mundo, siguen con creciente interés la evolución de este movimiento y aplican a la propia vida la nueva enseñanza, con los resultados más sorprendentes.

La extensa bibliografía logosófica en nuestro idioma, con traducciones al portugués e inglés, está ampliamente diseminada en las más prestigiosas instituciones y casas de estudio de todo el continente americano. La prensa en general se ha hecho eco de la palabra logosófica y la ha difundido, así como también la radiodifusión y la televisión, principalmente en Argentina, Uruguay y Brasil.

La Fundación Logosófica cuenta con numerosos núcleos de estudio en los que participan  muchas personas que siguen con inalterable dedicación y entusiasmo esta nueva disciplina del saber. Sus conclusiones,  vivencias y hallazgos constituyen un valioso testimonio del poder constructivo de la enseñanza.

La Logosofía, como ciencia del conocimiento trascendente, constituye el más poderoso de los estímulos humanos, porque da un nuevo sentido a la vida en el pensar y en el hacer. Posibilita a cada individuo para agigantar el campo de su realización, propiciando el desarrollo de sus aptitudes en forma consciente, emancipándole mental, moral y espiritualmente de los prejuicios y limitaciones que menguaban la libertad de su conciencia.

La Fundación Logosófica se apresta a recibir en Montevideo, sede del Primer Congreso Internacional de Logosofía, a gran número de logósofos, para que de su labor unificada surjan los pronunciamientos que señalarán el derrotero a seguir en el futuro, como expresión del pensamiento logosófico puesto al servicio de la humanidad.

Por ello abriga la firme esperanza de que muchos oirán ese llamado y formarán filas en este gran movimiento de emancipación espiritual humana.

 – – – – –

La Logosofía trae como mensaje universal la edificación de lo permanente en el hombre.

– – – – –

Humanismo es, para la Logosofía, el ser racional y consciente realizando en sí mismo las excelencias de su condición de humano y de su contenido espiritual sobre la base de una incesante superación.

– – – – –

La enseñanza logosófica no teoriza, no argumenta, no formula hipótesis de ninguna índole. Va de un modo directo a la vida del hombre para asistirle en sus múltiples problemas. Es medular para la razón humana.

– – – – –

 

3.- Objetivos del Primer Congreso Internacional de Logosofía

1 . Reunir, con motivo de haberse celebrado el trigésimo aniversario de la Fundación Logosófica, a sus más caracterizados miembros del país y del extranjero, a fin de planificar la acción futura del movimiento de superación humana que anima al pensamiento logosófico.
2 . Exponer la concepción logosófica como fuente de una nueva cultura.
3 . Examinar los resultados obtenidos mediante la aplicación del método logosófico y formular una recomendación especial a todas las universidades e instituciones docentes del mundo, para que sea adoptado previo los ensayos correspondientes.

4.- Temario

1° Cuadró psicológico, moral y espiritual que presentan los seres humanos en el momento actual.
2° Cómo enseña la Logosofía al hombre a conocerse a sí mismo; en qué consiste ese conocimiento y qué importancia tiene para la solución de los problemas humanos.
3° Trascendencia que tiene para la vida humana el proceso logosófico de evolución consciente
4° Importancia del método logosófico como base para el desarrollo de la individualidad en su carácter integral.
5° Positivos resultados logrados en la educación de la niñez mediante. la aplicación del método logosófico.
6° Influencia constructiva del conocimiento logosófico en la juventud.
7° Emancipación mental, moral y espiritual del hombre y la mujer mediante esta disciplina.
8° Proyecciones de la ciencia logosófica sobre la orientación presente y futura de la humanidad.
9° Proyectos de acción futura del movimiento de superación que anima al pensamiento logosófico.

- – – – –

Los pensamientos son, para la Logosofía, los agentes esenciales de la existencia humana. Superados se convierten en verdaderas potencias del espíritu.

– – – – –

Conocer la realidad del mundo interno, con sus imponderables elementos, que configuran la psicología individual, es hacer que esa realidad pertenezca al dominio de la propia voluntad.

- – – – –

5.- Reglamento del Primer Congreso Internacional de Logosofía

Capitulo I: Objetivos Y Carácter Del Congreso

Artículo 1° –  Son objetivos del Primer Congreso Internacional de Logosofía:

I.       Reunir, con motivo de haberse celebrado el trigésimo aniversario de la Fundación Logosófica, a sus más caracterizados miembros del país y del extranjero, a fin de planificar la acción futura del movimiento de superación humana que anima al pensamiento logosófico.

II.      Exponer la concepción logosófica como fuente de una. nueva cultura.

III.              Examinar los resultados obtenidos mediante la aplicación del método logosófico y formular una recomendación especial a todas las universidades e instituciones docentes del mundo, para que sea, adoptado previo los ensayos correspondientes.

Capitulo II: Temario

Art.  2° El Congreso ajustará su labor al siguiente temario.
1.      Cuadro psicológico, moral y espiritual que presentan los seres humanos en el momento actual.
2.     Cómo enseña la Logosofía al hombre a conocerse a si mismo; en qué consiste ese conocimiento y qué importancia     tiene para la solución de los problemas humanos.
3.      Trascendencia que tiene para la vida humana el proceso logosófico de evolución consciente.
4.      Importancia del método logosófico como base para el desarrollo de la individualidad en su carácter integral.
5.      Positivos resultados logrados en la educación de la niñez mediante la aplicación del método logosófico.
6.      Influencia constructiva del conocimiento logosófico en la juventud.
7.      Emancipación mental, moral y espiritual del hombre y la mujer mediante esta disciplina.
8.      Proyecciones de la ciencia logosófica sobre la orientación presente y futura de la humanidad.
9.      Proyectos de acción futura del movimiento de superación que anima al pensamiento logosófico.

Capitulo III: Sede y Organización Del Congreso

Lugar de realización

Art. 3° – El Primer Congreso Internacional de Logosofía tendrá lugar en la ciudad de Montevideo, República Oriental del Uruguay y, en consecuencia, la Institución establecida en esta capital tendrá el cometido de realizar los trabajos preparatorios del Congreso.

Comité Ejecutivo Organizador

A los efectos previstos, se ha designado un Comité Ejecutivo Organizador.

Convocatoria

Art. 4° – La Convocatoria del Congreso será transmitida por el Comité Ejecutivo Organizador.

Capitulo IV: Fecha Del Congreso

Art. 5° – Queda determinada, en principio, la segunda quincena del mes de noviembre del año 1960, para la realización del Congreso.

Capitulo V: Participantes

Delegados

Art. 6° – Podrán participar en el Congreso los representantes de las Fundaciones Logosóficas establecidas en las ciudades de los dis- tintos países donde se difunde el saber logosófico.

Sus derechos

Art. 7° – Los delegados al Congreso tendrán derecho a voz en las sesiones del mismo y en las de las comisiones, y a presentar tra- bajos, de conformidad con lo dispuesto en el Capítulo IX.

Capitulo VI: Autoridades Del Congreso Y Sus Atribuciones

Posesión de Cargos

Art. 8° – El presidente del Comité Ejecutivo Organizador presidirá la Sesión Inaugural del Congreso y dará posesión de sus cargos, en el mismo acto, a las autoridades que éste designe.

Autoridades  

Art. 9° – Las autoridades del Congreso son las siguientes: Presidente; 1er.  y 2° Vice-Presidentes; Secretario General y Pro-Secretario.

Serán elegidos por el voto de la mayoría absoluta de las Delega- ciones acreditadas en el Congreso.

Miembros de Honor

Art. 10 – El Congreso podrá designar Miembros de Honor del mismo, en la jerarquía que estime conveniente.

Facultades del Presidente

Art. 11 – Serán atribuciones del Presidente del Congreso:

a)  Presidir las sesiones del Congreso, someter a su consideración las materias conforme estén inscritas en el orden del día y dirigir los intercambios de opiniones que se susciten;

b)   Someter a votación los puntos tratados y anunciar los resultados;

c)   Trasmitir a los delegados el orden del día de las sesiones plenarias,  por medio del Secretario General, con la mayor antelación posible a cada sesión; y

d)   Tomar las medidas que estime oportunas para promover el desarrollo  de los trabajos.

Vicepresidentes

Art. 12 – En caso de ausencia del Presidente, será reemplazado por los Vice-Presidentes, según el orden de procedencia.

Facultades del Secretario General

Art. 13 – Serán atribuciones del Secretario General:

a)   Designar los Secretarios de las Comisiones del Congreso y en general dirigir y coordinar el trabajo de los colaboradores adscriptos a la Secretaria General;

b)   Ejercer el contralor de la correspondencia oficial del Congreso, supervisar la preparación de las actas de las sesiones de éste y de las comisiones y la distribución de ejemplares de el ellas a las delegaciones;

e)   Redactar el orden del día, de acuerdo con las instrucciones del Presidente del Congreso y hacerlo distribuir entre las delegaciones;

d)   Ejercer cualesquiera otras funciones que le asigne el Congreso o el Presidente de éste.

Pro-Secretario

Art. 14. – El Pro-Secretario colaborará en las tareas que incumben al Secretario General y lo reemplazará en su ausencia.

Capitulo VII: Sesiones del Congreso y de Las Comisiones

Distintas sesiones

Art. 15. – El Congreso celebrará una Sesión Inaugural, sesiones plenarias ordinarias y una Sesión de Clausura.

Sesión Inaugural

Art. 16. La Sesión Inaugural se ajustará al siguiente Orden del  Día:

a)     Apertura de la sesión;
b)     Elección de autoridades del Congreso;
c)     Nombramiento de comisiones de trabajo;
d)     Lectura de ponencias;
e)     Asuntos varios.

Art. 17. La Sesión Inaugural se celebrará en la fecha que fije el Comité Ejecutivo Organizador. Las demás sesiones serán celebradas en las fechas que determine el Congreso.

Quórum

Art. 18. Para que haya quórum en las sesiones plenarias y en las de las comisiones deberán estar representadas la mayoría de las delegaciones que integran, respectivamente, el Congreso o las distintas comisiones.

Voto por delegación

Art. 19. Cada delegación tendrá derecho a un voto.

Informe previo de las comisiones

Art. 20. En las sesiones plenarias se considerarán únicamente proyectos de resolución, informes o ponencias que hayan sido estudiadas, en forma previa, por la comisión competente, salvo resolución expresa del Congreso adoptada por mayoría absoluta de votos.

Sujeción de las deliberaciones a los Objetivos

Art. 21. En las sesiones plenarias y en las comisiones, las deliberaciones deberán referirse exclusivamente a temas relacionados con los Objetivos del Congreso.

Capitulo VIII: Comisiones Del Congreso

Comisiones de trabajo

Art. 22. Se organizarán las comisiones de trabajo que el Congreso estime necesarias para estudiar los diferentes aspectos del temario. Cada delegación tiene el derecho de estar representada en cada una de las comisiones de trabajo.

Subcomisiones

Art. 23. Las comisiones podrán nombrar las subcomisiones que juzguen necesarias para el estudio de los temas asignados a su consideración.

Relatores

Art. 24. Las comisiones nombrarán sus miembros relatores, quienes prepararán los informes respectivos con la colaboración de la Secretaría. De dichos informes se liarán tantas copias como delegaciones concurran al Congreso.

Informes

Art. 25. Los informes aludidos serán entregados al Secretario General con  suficiente antelación a la sesión plenaria en que serán considerados, a efecto de la oportuna distribución de sus copias entre las delegaciones.

Capitulo IX: Presentación De Trabajos

Carácter de los trabajos

Art. 26. Todos los miembros de las Fundaciones Logosóficas en los diferentes países podrán presentar trabajos al Congreso, ajustados a las siguientes condiciones:

a)   Exposiciones de doctrina y experimentación logosófica acerca de los asuntos incluidos en el temario del Congreso.

Estos trabajos podrán ser individuales o realizados por equipos. No tendrán limitación de extensión.

b)   Ponencias sobre cualquier punto del temario.

Obligación específica de cada delegación

Art. 27. Cada delegación deberá presentar, en nombre de la Fundación que representa, un Proyecto de Acción Futura del movimiento de superación humana que anima al pensamiento logosófico.

Asimismo, las Delegaciones podrán pronunciarse sobre cualquier otro punto encuadrado dentro del Temario o de los Objetivos del Congreso.

Condiciones formales de los trabajos

Art. 28. Todos los trabajos se presentarán escritos a máquina o impresos, en papel formato carta del que se utiliza para la correspondencia aérea, debiéndose dejar un espacio de tres y medio centímetros y de uno, respectivamente, en las márgenes derecha e izquierda. El original deberá acompañarse de cinco copias.

Asimismo y cuando correspondiere, deberá adjuntarse a los trabajos una sinopsis del tema desarrollado y la enunciación expresa de las conclusiones o ponencias contenidas en ,el mismo.

Fecha de remisión

Art. 29. Los trabajos serán remitidos al Comité Ejecutivo Organizador del Congreso, indefectiblemente hasta el día 30 de setiembre de 1960, el que, por medio de su Comisión de Temario, deberá proceder a una clasificación y ordenamiento primario de ellos, a efecto de facilitar el cumplimiento de sus cometidos al Congreso y sus Comisiones.

Art. 30. Los trabajos a que se refiere este capítulo, deberán contemplar primordialmente los Objetivos del Congreso.

Capitulo X: Idiomas Oficiales

Art. 31. Son idiomas oficiales del Congreso el Español, el  Inglés y el Portugués. Los delegados podrán hablar cualquiera de los idiomas oficiales. Los resúmenes de las sesiones plenarias y los de las comisiones, serán publicados en el idioma del país sede.

 

Capitulo XI:  Actas, Publicaciones y Resoluciones del Congreso

Repartido de las actas

Art. 32. Se prepararán actas de las sesiones plenarias y de las comisiones, las cuales deberán contener  un resumen de lo tratado  y el texto completo de las conclusiones adoptadas. Se procederá a su más inmediato repartido a través de Secretaría General.

Acta Final

Art. 33. El Acta Final contendrá las declaraciones , resoluciones y aprobadas por el Congreso y el texto en español f será suscrito en la sesión de clausura.

Memoria

Art. 34. La redacción y publicación de la Memoria del Congreso queda a cargo del Comité Ejecutivo Organizador, en conexión  con el Secretario General del Congreso.

Comunicaciones y Mensajes

Igualmente, queda a cargo de dicho Comité, librar las comunicaciones y mensajes que disponga el Congreso y la ejecución de las resoluciones que éste adopte.

Capítulo XII: Disposiciones Supletorias

Art. 35. Para los casos no previstos en el presente Reglamento,  se aplicarán supletoriamente las normas contenidas en el Reglamento de la Cámara de Representantes de la República del Uruguay.

- – – – –

Dibujo ilustrativo.

La Fundación Logosófica de Montevideo – Uruguay

Sede del Primer congreso Internacional de Logosofía

Avda. 8 de Octubre 2662 pags 12 y 13

- – – – –

Fotografía: Montevideo Palacio Legislativo 1960 FPC pag 17

Fotografía: Montevideo . Playa Pocitos.1960 FPC pag 17

Fotografía: Montevideo .La Avda. Agraciada.1960 FPC pag 19

– – – – –

6.- Sinopsis

Geográfica, económica, histórica y cultural de la República 0. del Uruguay

Geográfica. Uruguay es el más pequeño de los países de América del Sur. Está situado entre los paralelos 30° y 35° latitud sur y entre los meridianos 53° y 58 longitud occidental.

Limita con Brasil por el Norte y Noreste, con Argentina por el Oeste y Sureste, teniendo el océano Atlántico al Este.

Superficie. 186.926 km. Frontera terrestre 773 k1m. y costas marítimas y fluviales 1.070 km.

Clima. Templado.

Población. Cuenta con tres millones aproximadamente de habitantes, en la actualidad, con predominio de descendientes de españoles e italianos.

Idioma. Español.

Producción ganadera.  Quince millones. de hectáreas están destinadas a esa explotación. Las cifras actuales son, en cabezas de vacunos: 8.154.1.00. Ovinos: 23.408.600.

Agricultura. Va adquiriendo gran desarrollo. Sin embargo aún ocupa un mínimo de los nueve millones de hectáreas aptas para cultivo.

Industrias. Son importantes las derivadas de la ganadería, contándose con importantes plantas frigoríficas. La industria textil, data, del año 1897, y al presente, con los adelantos técnicos se ha alcanzado una producción excelente y voluminosa. La industria del cuero, es también muy valiosa en calidad y variedad de productos.

Las industrias derivadas de la agricultura, son numerosas y básicas para el consumo interno. Molinos, fideerías, vitivinícolas, tabacaleras, arroceras, cerveceras, dulcerías, aceiteras, azúcar, abastecen muy bien la plaza.

Industrias extractivas, manufactureras, papelería, alfarería, cuentan con organismos oficiales como la Ancap con refinería de petróleo, fábrica de alcohol y bebidas, portland, etc.

La energía eléctrica está a cargo de otro organismo oficial, incluyéndose en el mismo los servicios telefónicos.

Aguas corrientes, ferrocarriles y transportes colectivos, estos últimos parcialmente, son servicios nacionalizados.

Medios de comunicación. – Comprenden, 5.000 millas de carreteras y 1.800 millas de vías ferroviarias. Un moderno aeropuerto en Montevideo, recepciona los aviones que unen a este país, con los principales del mundo.

Historia, – Descubierto este país en el año 1516 por Don Juan Díaz de Solís, navegante español, su dominación por España se extendió hasta 1814. Don José Artigas, héroe epónimo, dio impulso al levantamiento que culminara con la total independencia del Uruguay, dejando honda huella el valor de que hizo gala, así como su visión política, social, fuertemente influenciada por Washington. Son documentos de real valor, en estas apreciaciones, las Instrucciones del año XIII y el noble título de Protector de los Pueblos Libres con que lo aclaman en su provincia natal y las del litoral, en plena convulsión política y militar.

Dejó un precioso legado a su patria; sus conceptos de democracia y americanismo, sus ideas humanistas, su respeto a los derechos humanos, y su proverbial cordialidad y generosidad para los que se acercaban a estas tierras, quedaron arraigados como, principios, que hoy traducen los rasgos peculiares del Uruguay, tales como su amor a la libertad, su amplia percepción de las corrientes renovadoras de pensamiento y su sagrado respeto a las normas democráticas.

Enseñanza. – De 1826 datan las escuelas de primeras letras y una Escuela Normal, en las que se aplicaba el método lancasteriano.

La ley de educación común, fue sancionada el año 1877. Fue un gran impulsor de la Escuela Nacional, Don José Pedro Varela. Sus ideas postulaban la gratuidad, la obligatoriedad y la laicidad de la enseñanza, entendiendo por esta última el respeto a la persona humana, como supremo postulado de moral universal. Sus ideas estaban penetra das de un profundo sentido social de la educación.

Al presente, numerosos organismos educacionales, son muestra evidente.,de grandes adelantos pedagógicos, que continúan nutriéndose por una permanente actitud revisionista e innovadora.

Se han creado además escuelas nocturnas para adultos, con el propósito de combatir el analfabetismo, y por extensión, para complementar los conocimientos adquiridos en la edad escolar. El porcentaje de analfabetismo en la actualidad, (18 %) es índice elocuente de las conquistas alcanzadas.

Arte y cultura. – Estas actividades abarcan las más variadas manifestaciones de las ciencias, las artes y las letras. A los primeros rudimentos de arte expresados por los indígenas, en utensilios esculturados, le sucedieron las distintas formas de arte preponderantemente europeos, en especial de origen español, francés e italiano, que influyeron poderosamente en la formación cultural del país. Hoy, el Uruguay, ofrece amplia recepción a las corrientes culturales de todo el mundo, favorecido por su privilegiada situación geográfica, y por su alto nivel social de vida, lo cual permite tanto la diversificación, como la extensión de una cultura informativa, que llega a todas las capas sociales. Las manifestaciones de arte y cultura propios, son muy valiosas y múltiples, algunas con repercusión mundial, en música, pintura, escultura, filosofía y literatura.

Organización política. La primera Constitución data del año 1830, afirmando el espíritu republicano del pueblo. Luego a través de varias reformas constitucionales, superadas también cruentas luchas fratricidas, que terminaron en 1905, se pasó del régimen presidencialista hasta el sistema Colegiado de Gobierno, con un Consejo Nacional integrado por nueve miembros directamente elegidos por el pueblo.

Las formas democráticas de vida, están expresadas en la libertad de  opinión y de prensa, así como en la legislación laboral y social, inspirados en un profundo respeto de los derechos de la persona humana.

Montevideo. Capital de la República, es el más pequeño de sus 19 departamentos, con 664 km.2. Fue fundada el 24 de diciembre de 1726, por Don Bruno Mauricio de Zabala. Su posición dentro d. una importante ruta marítima, con el Río de la Plata, bañando su hermosa bahía, le ha permitido enriquecer su acervo cultural, con los aportes de las más caracterizadas corrientes científicas, filosóficas y artísticas del mundo.

Esta Capital, en permanente progreso urbanístico, ofrece hoy en su aspecto edilicio, las concepciones arquitectónicas más avanzadas, y al contar con hermosas playas, que se suceden a lo largo de toda su costa, ha sido aún más embellecida por una amplia rambla, que las une a lo largo de 15 km. bordeada por modernos edificios, en casi toda su extensión.

Comercios bien organizados y de gran volumen ofrecen a una permanente corriente turística, atracciones novedosas, a la altura de las más grandes capitales del mundo.

Tales son, a muy grandes rasgos, las facetas más salientes del Uruguay, escenario del 1er. Congreso Internacional de Logosofía, cuyos propósitos apuntando a las más concretas y altas manifestaciones de una cultura integral, condicen con el tradicional respeto a la libertad de pensamiento imperante en este pequeño gran país de América.

- – – – –

Logosóficamente, la cultura interna es el resultado del perfeccionamiento seguido a través de un gran proceso de evolución conscientemente realizado.

- – – – –

Comité Ejecutivo Organizador del Primer Congreso Internacional de Logosofía

  • Presidente:                                                                                                 Sr. ARMANDO CARRASCO
  • Secretario:                                                                                                 Agrim. OSCAR A. OLAVE
  • Pte. de la Comisión de Temario, Trabajos y Conclusiones.   Dra. YVONNE ABANS DE BRACHI,
  • Pte. de la Com. de Difusión del Congreso.                                     Sr. LUIS BERROSTEGUIETA,
  • Pte. de la Com. de Reglamento.                                                         Prof. DARDO V. CABIRO,
  • Pte. de la Com. de Actos.                                                                     Agrim. ALEJANDRO PELLISTRI,
  • Pte. de la Com. de Recepción e Información.                             Sr. EDUARDO MAINERO,

Dirección: 8 de Octubre, 2662

Teléf.: 4 34 36 Montevideo, Uruguay

- – – – –

BIBLIOGRAFÍA LOGOSÓFICA

Obras de Carlos B. González Pecotche (Raumsol)

  • Axiomas y principios de logosofía tomo I , 1934 , 128 págs.  (agotado).
  • Cartas iniciáticas. 144 págs., 1935, (agotado) .
  • Logosofía. Tratado elemental de enseñanza (agotado).  104 págs ,1936 (agotado) ,
  • Axiomas y principios de logosofía: Il tomo, 122 págs., 1937 (agotado).
  • Artículos y publicaciones (recopilación) : 120 págs., 1937 (agotado).
  • Perlas bíblicas: 228 págs. 1938 (agotado)
  • Nueva Concepción política . 240 págs., 1940,
  • Biognosis 173 págs., 1940,
  • Intermedio logosófico: 216 págs., 1950.
  • Introducción al conocimiento logosófico.494 págs., 1951  (agotado).
  • Diálogos  212 págs. 1952.
  • Exégesis logosófica. 110 págs. 1956,
  • El mecanismo de la vida consciente, 125 págs 1956
  • La herencia de sí mismo, 32 págs. 1957.
  • Logosofía. Ciencia y método. 150 págs, 1957,
  • El señor de Sándara : novela, 509 págs. 1959.

- – – – –

Los conocimientos Logosóficos son fuerzas que la inteligencia usa para incrementar la vida espiritual del ser, y quien los practica sabe que son fuentes de energía interna de inestimable valor para la suya propia.

- – – – –

Grabados: Industria Fotomecánica.    Impresión: A. Monteverde y Cía. noviembre de 1960

 

, , , , , ,

Deja un comentario

González Pecotche Demócrata y Humanista

El creador de la Logosofía visto desde el ángulo de su concepción política y humanista

Por Dardo Víctor Cabiró – Montevideo 1999

(Impreso en talleres Multicolor Limitada – Noviembre de 1999)

Palabras liminares

El propósito de este trabajo es contribuir a la difusión del Pensamiento del filósofo americano González Pecotche, referido a su concepción política y humanística.

Teníamos “in mente” un esquema previo: el de estudiar por separado la condición de demócrata y la de humanista del citado pensador. Pero al ponernos a trabajar sobre el tema, muniéndonos del material logosófico que estuvo a nuestro alcance, vimos que ambas condiciones o facetas se presentan tan estrechamente unidas en González Pecotche, que nos resultó, a nosotros, imposible disociarlas.

Sin la preparación académica ni la especialización que reputamos necesaria para abordar el tema con la debida capacidad analítica, ante un pensamiento tan profundo y diverso como el de González Pecotche, estimamos sí que nos habilita a aproximarnos a él nuestra antigua e ininterrumpida vinculación, ya que Nueva Concepción Política, su obra del año 1940, llegó a nuestras manos cuando cursábamos el bachillerato, época en la cual nos incorporamos como miembro activo de la Obra Logosófica y en la que hoy permanecemos, continuando nuestros estudios logosóficos.

Digamos también que nuestra extensa actuación en Enseñanza Secundaria como profesor de Educación Cívica, nos ayudó a poder concretar este trabajo.

CAPITULO I

Concepción de la Democracia

1.-El régimen democrático
2.- Posición ante las izquierdas y derechas.
3.-Capital Cultural y Estado.
4.- Fuerzas poderosas luchan en el ambiente mental del mundo.
5.- El rumor público: función de la prensa.

1.- El régimen democrático.

Nueva Concepción Política es la obra que, publicada en el año 1940, don Carlos B. González Pecotche dedicó a los argentinos. Su contenido trasciende las fronteras de su patria y en ella encontramos conceptos de validez universal.

“La soberanía política sólo es posible cuando está basada sobre el imperio de las leyes, el respeto a la Constitución y la armonía de los intereses del Estado con los del pueblo.”

La libertad, “que sólo es posible dentro de la estructura democrática del Estado, no debe ser confundida con la licencia y el desquicio. Se impone una democracia política con contenido económico y social, cuya verdadera esencia está en la igualdad de oportunidades y en la supresión de los predominios de grupos; pero no una democracia blanda y vacilante que tolere en su seno los gérmenes disolventes de la demagogia y de la dictadura. No. Se hace toda una necesidad el propiciar una democracia en la cual se asegure, sobre la base del sufragio universal, secreto y obligatorio, la jerarquía por una correcta selección y se apoyen gobiernos que al representar auténticamente la soberanía popular, establezcan una inquebrantable y férrea garantía de paz, orden y progreso. Una democracia que no constituya un término medio entre los extremos de derecha e izquierda, sino una estructuración institucional cuya autoridad legal emanada de la soberanía del pueblo garantice el enérgico control de las actividades de la Nación. El imperio omnímodo, indiscutible y absoluto de la ley deberá regir tanto la actividad de los pueblos como la de los gobiernos surgidos de su seno.”

“Concibo una democracia enérgica y activa, capaz de llevar a cabo, sin las demoras que tanto perjudican, verdaderas obras de progreso, que corrijan los males y errores que carcomen la esencia de las instituciones convirtiéndolas en estériles armazones que luego no sirven, como debieran, para amparar los derechos e intereses de la población.

“Concibo una democracia superior en sus destinos, que estimule y aúne el esfuerzo de los ciudadanos por obtener la más alta expresión de la nacionalidad en el conjunto de los perfiles que se destaquen en los respectivos órdenes de las actividades humanas, en contraste, precisamente, con las democracias débiles, que aíslan a los sabios, dispersan el esfuerzo individual y son indiferentes a los adelantos e iniciativas de los que trabajan y luchan confundidos entre la multitud, por más que sus figuras estén por encima de la conciencia vulgar.”

“Concibo una democracia generosa y recta, que encuadre las perspectivas ciudadanas en un área de comprensión común, reprimiendo el abuso y el egoísmo mientras propicia toda labor constructiva que tienda al bien general, en especial las que con mayor relieve señalen los rasgos más prominentes de nuestra cultura nacional, como manifestación o muestra del espíritu que encarna una naciente civilización.”

“Concibo una democracia perfeccionada, que se mantenga fiel y firme en sus principios soberanos, que elimine la corrupción y el fraude y sostenga el imperio del derecho y la justicia.”

“Y, por último, concibo una democracia fuerte, que ordene la vida de la Nación bajo sabias normas; que conciliando la libertad y el derecho con los deberes y obligaciones del ciudadano, promueva en el espíritu popular sanas reacciones que coincidan con las directivas del gobierno, de modo que cuando éste haga un llamado a la opinión, encuentre siempre en ella apoyo y aprobación unánime.” [1]

Partiendo del concepto de soberanía política, asentada sobre la base del sufragio universal, secreto y obligatorio, debe dársele un contenido económico y social. Sostiene el principio de la igualdad de oportunidades y preconiza la supresión de los predominios de grupos.

La Democracia debe ser firme sostenedora del imperio del Derecho y la Justicia, a la vez que, paralelamente, debe eliminar la corrupción y el fraude.

La Democracia no tiene porqué ser un régimen débil, indeciso, infecundo; por el contrario, tiene que constituirse en un régimen enérgico y activo.

Por otra parte, vemos que quedan contemplados los tres aspectos de la Democracia: el político, el social y el económico.

En suma: registramos que los conceptos políticos de González Pecotche, vertidos en su ya citada obra del año 1940, mantienen rigurosa actualidad.

2.- Posición ante las izquierdas y derechas.

 Al asumir la Dirección de la Revista Logosofía, en enero de 1941, González Pecotche definió su posición en estos términos:

“…la Dirección de LOGOSOFIA declara su absoluta prescindencia de toda ideología política y social, como asimismo, que no está limitada por ningún dogmatismo y que mantendrá una equidistancia inalterable de las llamadas izquierdas o derechas.

“Su posición queda así plenamente definida, pues prefiere ocupar el centro y ser consciente de hallarse en el medio regulador que gradúa el equilibrio y hace posibles las relaciones pacíficas entre los hombres.

“Sentado lo que precede, la Dirección se ve en la necesidad de destacar que lo manifestado no quiere significar que se abstendrá de exponer su pensamiento crítico sobre todo aquello que merezca de un modo o de otro, su atención, ya que sus preferencias habrán de estar siempre condicionadas al objetivo expresado, en bien y utilidad exclusiva del semejante.” [2]

La claridad de la definición política e ideológica que antecede nos exime de todo comentario.

3.- Capital Cultural y Estado

En Nueva Concepción Política, González Pecotche afirma que:

“La existencia de los capitales privados hace posible a los pueblos ser libres e independientes, y constituye la base de toda sociedad bien organizada.”

Sostiene además, que las democracias podrán “existir mientras existan como símbolos del progreso, el capital y la cultura; es decir, mientras el Estado respete el capital público y privado y facilite su libre desenvolvimiento, y en igual forma cuanto respecta a la superación de los valores humanos en la más alta expresión de una verdadera cultura integral.” [3]

Queda bien patente, nos parece, el propósito humanista en el pensamiento político de González Pecotche, lo cual se concretará particularmente en el título “La evolución consciente de la humanidad debe ser el imperativo de la hora presente” y cuando nos refiramos específicamente al concepto logosófico sobre humanismo (Capítulo VI).

4.- Fuerzas poderosas luchan en el ambiente mental del mundo.

En 1943, González Pecotche escribió sobre las causas reales y esenciales que generan corrientes mentales extremistas.

Extraemos algunos conceptos:

“No podrá haber paz y concordia mientras no se reafirme definitivamente en el espíritu de los hombres, sean del país o de la raza que fueren, el principio fundamental de la libertad individual, que hace posible el mantenimiento de la dignidad humana y permite el libre desenvolvimiento de la inteligencia para los altos fines del progreso y la evolución de los pueblos.”

Advierte que el peligro contra ese principio fundamental, “está en que los pensamientos de absolutismo se manifiesten y cobren forma en la mente de los que circunstancialmente se hallen en el poder”, sea político, económico, religioso, etc., ya que en esas posiciones circunstanciales ocupadas por el hombre, “pueden ocurrir cambios de pensamiento que decididamente alteren las perspectivas de libertad individual que hasta el momento de reproducirse tales cambios se disfrutaba” (los destacados nos pertenecen).

En otra parte del mismo artículo, se expresa: “El imperialismo, el comunismo, el nazismo, el fascismo, la democracia, el socialismo, luchan denodadamente por conquistar en el ambiente mental del orbe un puesto prominente, y si a es­tas corrientes agregamos las luchas de razas, de religiones y en menor escala los enconos y los desafíos partidistas de cada po­blación, fácilmente se comprenderá que la congestión mental es de todo punto grave y difícil de conjurar.” [4]

Sentimos que el hombre del siglo XX, que ya fenece, y con más razón del siglo XXI, con el perfeccionamiento constante de los medios de comunicación y su extensión masiva, no puede permanecer indiferente ante esa “congestión mental” a que alude González Pecotche. Es muy fácil ser atrapado por la misma.

Respecto a tan delicadas cuestiones, no podemos omitir la mención al formidable aporte de la Concepción Logosófica, cuando refiere a las defensas mentales del hombre, que enseña a instituirlas en diversos campos y que sale al encuentro del estado de desamparo mental en que pueden encontrarse los seres humanos. [5]

(En el siguiente título, hacemos referencia a los procesos formativos de la opinión pública, de tanta incidencia en el normal funcionamiento de los regímenes democrático-republicanos).

5.- El rumor público: función de la prensa.

 “La opinión pública es, fuera de toda duda, el pensamiento de más rigurosa actualidad que agita y preocupa a la mente de los que habitan un país. Pero esa opinión, antes de ser pública es privada; es el criterio que cada uno elabora en relación a su capacidad. De ahí que al volcarse en la calle se complemente con la de los demás. Estas ideas se discuten y de ellas queda luego, como resultado, el sedimento útil y constructivo de una realidad que, como necesidad, es aceptable por la mayoría. Cuando las reacciones del entendimiento son muchas, al tamizarse el elemento en discusión, la idea es expulsada con desconformidad de la mente pública, o sea de todas las que expresan tal repulsión.”

“…Acontece así que el comentario público corre de un lugar a otro como una bola de nieve, tomando cada vez mayor volumen aquello que comenzó siendo una simple opinión. La gente común va tras el relato a media voz colmo las moscas tras el azúcar, salvo una leve diferencia: en la gente la curiosidad es insaciable…”

“¿Qué fuerza, pues, puede frenar esa corriente desbordante del comentario público, que tanto daña la tranquilidad espiritual de un pueblo?”

“La prensa, y sólo la prensa, es la que puede neutralizar esa licencia callejera; la que puede poner dique a ese desborde analizando con fría serenidad el asunto que dio pie al comentario y ofreciendo al público, que sabrá así a qué atenerse, su juicio bien madurado y bajo la garantía de su seriedad.”

“Se ha dicho, y con razón, que la prensa es una de las tribunas más dignas del pensamiento humano, porque es en esa tribuna donde pueden concurrir todas las ideas para su libre discusión. Ya se ha visto cómo en aquellos países que hicieron callar esa voz de la conciencia pública, brotaron y recrudecieron los males por todas partes. Parecería como si la libertad que se privó a aquéllos, se prodigó con la mayor liberalidad a las corrupciones de pensamiento, ya que éstos, sin temor de que fueran denunciados sus vicios, hacían a su antojo cuanto puede ocurrírsele a una mente en sus vehemencias y discrecionalidad.” – Marzo 1944 [6]

González Pecotche enaltece, en varias publicaciones, la función de la prensa, en cuanto formadora de la opinión pública.

Aquella vieja definición de los sistemas democráticos como gobiernos de opinión, pone de relieve la importancia de este tema. Parece apropiado recordar que hay que observar cuidadosamente los procesos formativos de la opinión pública en general y la opinión política específicamente.

Todo se desarrolla en el plano mental y es altamente conveniente que el pueblo sepa captar el origen y la finalidad de las corrientes mentales que surcan los ambientes nacionales e internacionales. Esto resulta vital, nos parece, para la buena salud democrática de una nación.

Reiteramos nuestra alusión al conocimiento logosófico sobre las defensas mentales en el hombre, conocimiento que impide que sea absorbido por la masa “que lo aglutina en exóticas ideologías o en la dialéctica fascinante de la demagogia”.

Cabe deducir de las palabras de nuestro pensador, que la ciudadanía debe equiparse –mentalmente hablando- de modo adecuado para ser consciente de esos procesos formativos de la opinión pública.


Adelanto de los próximos capítulos a publicar.

 Capítulo II – Los totalitarismos

1.- Los extremismos mentales.
2.- Democracia y extremismo.
3.- “La bondad de un régimen se prueba por la consistencia de sus principio”.
4.- El triunfo de la Democracia.

 

Capítulo III – Las libertades

1.- Libertad y libre albedrío. El totalitarismo.
2.- “No deben cercenarse derechos que son inalienables”.
3.-  La libertad.
4.- Paz, libertad y derechos humanos.

 

Capítulo IV – Concepción de lo social-económico

1.- “El capital no existe”.
2.- “Los peligros del estatismo”.
3.- Estatismo y liberalismo económico.
4.- “El capital en formación”.
5.- “El problema social es la preocupación básica de la hora actual”.
6.- “Evolución del concepto sobre los problemas sociales”.
7.- “El problema social y sus soluciones”.
8.-  Sobre industrias y comercios de tipo medio.
9.- Las demandas sociales.
10.- Aspectos de la educación del obrero.

 

Capítulo V – El ser individual y el ser colectivo

1.- Individuo y sociedad.
2.- El proceso de la postguerra. Individualismo y colectivismo.
3.- Una síntesis armónica entre individualismo y colectivismo.

 

Capitulo VI – La concepción humanista

1.- Bases nuevas para la reconstrucción de la sociedad.
2.- “Un nuevo orden para el mundo”.
3.- “La evolución consciente de la humanidad debe ser el imperativo de la hora presente.”
4.- “La iniciativa privada. Su contribución a la prosperidad de los pueblos.”
5.- “La guerra constituye para la humanidad una gran esperanza”.
6.- “Sugestiones para la futura organización del mundo”.
7.- “Comprensión básica de los problemas humanos”.
8.- “Horas de reflexión”.
9.- “Finalización de la 2da. Guerra Mundial.
10.- “El problema básico de los pueblos”.
11.- El concepto logosófico sobre humanismo.

 


[1] Estando agotada la obra Nueva Concepción Política, nos ha parecido conveniente tomar las referencias de la Colección de la Revista Logosofía (en adelante C.R.L.) tomo IV, pág. 222 y ss., en la cual se reproducen, entre otros, los fragmentos transcritos en el texto. Esto facilitará la consulta del lector interesado.

[2] Colección de la Revista Logosofía, tomo IV, pág. 228 – Revista Logosofía Nro. 1, pág. 4

[3] De CBGP, Nueva Concepción Política, Editorial Lytton, Buenos Aires, 1940, págs. 157 y 158

[4] C.R.L. pág tomo V, pág. 79 y 81 – Revista Logosofía Nº 33 pág 19

[5] De CBGP, Curso de Iniciación Logosófica, “Pronunciamiento logosófico sobre las defensas mentales del hombre”, 2da. reimpresión, Editora Logosófica, San Pablo (R.F.B.), 1978, pág. 57 y ss.

[6] C.R.L. tomo IV, págs. 205 y 206 – Revista Logosofía N º 39 Pág. 20

, , , , , , , ,

Deja un comentario

Navidad

Celia Testa (Celtes)

Anoche no pude dormir. Como se aproxima la Navidad, me puse a pensar – vaya uno a saber por qué – en las Navidades del futuro, en lugar de pensar con algo de nostalgia, en las del pasado como siempre lo había hecho. Anoche quise saber cómo pasaré mis Navidades en el futuro y empecé a imaginar.

Me veía anciana, pero sonriente y rodeada por mis nietos y bisnietos a quienes empezaría por mostrar el álbum familiar con los arbolitos de Navidad repletos de luces, nieves y regalos. Estos pícaros nietos querrían saber y preguntarían si en el Uruguay había nieves en mis tiempos y por qué estaba la estufa de leña encendida. Quizá alguno de ellos podría preguntar si el frío tendría alguna connotación espiritual. Yo les diría que era para recordar que en Belén nevaba frecuentemente; pero ahí los bisnietos que estudiarían geografía en Primaria, me pondrían en aprietos. No, ese no sería un enfoque feliz. Mejor empezaba por otro lado, pensé.

Ensayaré mostrarles fotos de la mesa de Navidad con panes, dulces, nueces, turrones y frutas abrillantadas. Sería lo mismo. Los chicos querrían saber por qué se comía comidas de invierno en verano, o me preguntarían si en mi juventud, en el Uruguay hacía frío en diciembre. Quizás a alguno se le ocurriría preguntar si se comía tanto para demostrar que no sólo de pan vive el hombre. Ese pensamiento me hizo exclamar: “ojalá que no pregunten cuál era el contenido espiritual de la festividad”. Por las dudas, resolví que ese tampoco sería un enfoque feliz para explicar la cena de Navidad. Trataría por otro lado.

Seguía imaginándome a mis nietos con el álbum familiar y les mostraría el establo con ovejitas, vacas y asnos y a los Reyes Magos adorando al recién nacido. “Abuela”, exclamaría uno de los bisnietos, “¡Qué reyes tan distraídos!” Llegaron, miraron, regalaron y dejaron al niño en el establo! ¿Tú lo hubieras dejado en el establo, también?” No, tampoco ese sería un enfoque feliz.

Para entonces ya estaba yo totalmente desvelada y seguía pensando. Evidentemente que mis descendientes serán niños inteligentes y con los cuales habrá que hablar de igual a igual, así que mejor sería explicarles seriamente que la conmemoración de esta fecha, significaba agradecer a Dios todo lo que ha hecho por cada uno de nosotros. Pero ahí, justo, saltaría uno preguntando por qué entonces no se le hacían regalos a Dios y se hacían regalos a los amigos y a uno mismo, como si el comprar fuera parte de la celebración. “Dios no necesita de nuestros regalos”, le contestaría y estaba segura de haber dado con un buen enfoque del tema. Insistiría por ese lado. Pero, uno de estos pícaros de mis nietos podría preguntar: “¿No nos dijiste, abuela, que una mejor conducta es un regalo que Dios espera de nosotros? ¿Mejorabas tú tu conducta después de cada celebración?”.

¡Grandísimos atrevidos! Eso ya sería intolerable. ¡No habrán aprendido a hablar con la abuela, y sólo sabrán preguntar y no sabrán escuchar, ni respetar a la abuela!

Mejor no les cuento nada.

 

, , ,

Deja un comentario

Sobre el fanatismo de un escritor

Publicado por Rodolfo García Rígoli en el semanario Brecha de Montevideo, en setiembre de 1995

Benedetti y la Logosofía

Motiva estas líneas el artículo titulado “La víspera indeleble” (Brecha 1-Set-1995) comentando un libro del periodista Mario Paoletti sobre Mario Benedetti. Según dice en el acápite de artículo, Brecha “adelanta en exclusiva el relato de un adolescencia triste y, hasta hoy, secreta”.

Estudio Logosofía desde hace muchos años, y debo decir que esta visión tan particular de MB sobre su pasaje por Buenos Aires a principio de la década del 40, no es secreta. Ya sabemos del resentimiento que lo aqueja al respecto, por sus frecuentes alusiones hechas en los últimos treinta años. Curiosamente las mantuvo calladas los veinte años anteriores, pero el motivo no es ningún secreto.

La vida de Carlos Bernardo González Pecotche, Raumsol, fue de constantes luchas y sacrificios. Una de las luchas más arduas fue la que sostuvo siempre para que los fanáticos se liberaran de su fanatismo. Son incontables los que lo lograron, aunque sea en parte, en tanto otros no pudieron hacerlo y allá quedaron, aferrados a la ilusión.

Hubo casos curiosos de fanatismo, en los primeros tiempos de la antigua Escuela de Logosofía. Por ejemplo había uno que movía un brazo con dificultad (no sé si por malformación congénita o por algún accidente mal curado), y tenía la pretensión de que Raumsol se lo sanase, reviviendo para él “los milagros bíblicos”. Había otro, cuyos cultivos corrían peligro por una sequía, y quería que le hiciese llover. Ahora parece que también había quien no podía concebir que González Pecotche tuviese asma. El tiempo demostró que los fanáticos se equivocaron siempre.

Por supuesto que todos los discípulos sabían que González Pecotche padecía asma. Todos, menos los fanáticos. Estos preferían ignorarlo esperando quién sabe qué tipo de autocuración milagrosa. Pero parece que la realidad es inexorable, y el del brazo, si quería curarse, debía ir al médico, y el de los cultivos debió esperar las condiciones climáticas que determinan las lluvias, y así les pasó a tantos otros.

Grande fue la lucha, siempre inconclusa, contra esta tendencia tan perniciosa de que las cosas sean como a la mente se le ocurre, aún las más disparatadas.

Si hoy hacemos referencia a estas viejas posiciones del fanatismo, ansioso de milagros reñidos con la realidad y con toda posición sensata, asombra que hubiera habido seres ubicados tan fuera de la realidad. Pero sirve mencionarlo para que uno pueda tener una idea de la dimensión de la labor titánica desarrollada por el Maestro González Pecotche, para llevar a tantos a la comprensión de esa incomprensión, aunque algunos pocos hayan quedado por el camino, sin poder hacerlo, y continúen rumiando su amargura por la caída del ídolo ilusorio que habían erigido en su imaginación.

Hay otro punto que no puedo soslayar. En lo publicado por Brecha no se dice dónde hizo MB sus primeras publicaciones. No sé si es por omisión del articulista, o del autor del libro, o del propio MB. Una lástima, porque así el público se hubiera enterado de que fue en la revista Logosofía, donde González Pecotche le publicó a MB varios poemas y hasta algún artículo en los años 41, 42 y 43.

Aunque habría mucho para decir, no vale la pena detenerse más en esto. La Logosofía es cada vez más ampliamente conocida y cultivada como ciencia auxiliar en diversas partes del mundo. Por ejemplo, a fines de octubre los estudiantes e investigadores logósofos de Europa se reúnen en Barcelona para evaluar los resultados obtenidos en sus estudios. Parece que aunque algunos prefieran quedar anclados en el tiempo, en el mundo hay cosas que siguen adelante.

, , , , , , , ,

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: